Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

¿Cuál es el nivel ideal de humedad en invierno?

Inicio / Blog / ¿Cuál es el nivel ideal de humedad en invierno?
Publicado por
en Blog

2018_09_27

 

El cambio de estación está a la vuelta de la esquina. El próximo 21 de diciembre entrará de forma oficial —aunque ya haga un frío que pela—. Así que queremos hacerte una pregunta: ¿estás preparado para enfrentarte a las situaciones de humedad en invierno?

Como quizás sabes, en función de la estación del año en la que te encuentres, la tasa de humedad relativa recomendada es diferente.

Y aunque te parezca contradictorio, la realidad es que el invierno es el momento del año donde las humedades son más peligrosas.

Si quieres asegurar tu hogar contra los problemas de humedades durante los próximos tres meses, tan solo sigue leyendo.

 

Humedad en invierno: ¿cuáles son las diferencias?

 

Empecemos por el principio: ¿cambia las humedad en invierno?

La respuesta es afirmativa.

La principal diferencia entre las humedades de invierno y las del resto del año es que son mucho mayores en el exterior.

Así es. Incluso más que en verano. Durante estos meses fríos aumenta la humedad relativa.

¿Te acuerdas de lo que era la humedad relativa?

  • Se trata del porcentaje de vapor de agua que contiene el aire y la cantidad total que puede llegar a absorber.
  • Por ejemplo, si la humedad relativa es del 65 %, esto significa que el aire contiene el 65 % del máximo vapor de agua que puede absorber a dicha temperatura.

Es importante que recuerdes esta definición porque es vital de cara a entender por qué las humedades en invierno son tan complicadas.

 

Invierno: momento en el que tu casa antigua es más vulnerable

 

Si tu vivienda tiene muchos años, es muy importante que te prepares  bien para esta etapa del año.

Como es muy probable que no cuente con un buen aislamiento térmico, cerrarás todas las ventanas y encenderás la calefacción para evitar pasar frío.

Pero claro, esto supondrá una nula circulación del aire que de manera irremediable supondrá problemas de humedades para tu hogar.

Aun así, no queremos que pienses que está todo perdido.

No es así.

Por eso más adelante en este post te vamos a desvelar algunos consejos para que tú mismo puedas rebajar el nivel de humedad relativa en tu hogar.

 

¿Cuándo se convierte la humedad relativa en un problema real?

 

Ahora que has recordado de qué se trata la humedad relativa, el siguiente punto es entender cuándo se convierte en un problema.

Como te puedes imaginar, la humedad de por sí no es mala. El verdadero problema aparece cuando supera por arriba o por abajo una serie de límites que ponen en peligro a tu salud.

Cuando se superan estos límites es cuando aparecen los problemas de alergias, asmas y otras afecciones peligrosas que son las que queremos evitar.

Según todos nuestros estudios, lo ideal es mantener una humedad relativa en casa entre el 40 y el 70 %.

Así que la pregunta es, ¿cómo puedes hacerlo?

 

¿Cómo podemos alcanzar la tasa ideal de humedad?

 

Cuando tengas problemas con las humedades lo sentirás. Tanto la salud de tu vivienda como la tuya —y la del resto de personas que vivan allí— comenzará a resentirse.

Sin embargo, por mucho que seas consciente de que esto está sucediendo, saber si se trata de exceso o escasez de humedad relativa es muy complicado.

Nuestro consejo es que siempre que empieces a percibir los síntomas de este problema te pongas en contacto con nosotros y solicites nuestro diagnóstico online gratuito.

Solo cuando sepas a qué te enfrentas podrás tomar las medidas apropiadas.

  • Si la tasa de humedad relativa está por debajo de los rangos recomendados, la solución está clara. Habrá que aumentar el nivel de humedad en tu hogar.
  • Si la tasa de humedad es excesiva, el siguiente paso será rebajarla con sistemas y tratamientos especializados. No obstante, podrás ayudar a conseguir este resultado con pequeñas acciones cotidianas como ventilar la vivienda 10 minutos todos los días.

Sea cual sea tu caso, queremos ayudarte a entender por qué tu vivienda está padeciendo este problema.

Si algo debes tener claro, es que hasta que no entiendas el origen del problema, será imposible acabar con lo que lo está generando.

Por lo tanto, es fundamental que te pongas en marcha desde sus primeras fases para evitar cualquier complicación y que sea mucho más sencillo ponerle fin.

 

Mejor prevenir que curar

 

Si quieres acabar con los problemas de humedades en casa, mejor prevenir que curar, como decían nuestras abuelas:

El primer paso es la ventilación.

Como sabes, la ventilación te ayuda a reducir la humedad por condensación, ya que mantiene tu hogar más seco y cómodo.

Aunque durante el invierno no apetezca nada abrir las ventanas, pueden ayudarte a reducir la condensación.

Esta ventilación es sobre todo importante en las viviendas más nuevas. Ya que al estar tan herméticamente cerradas, las posibilidades del flujo de aire es menos natural.

Repite este proceso todas las mañanas y le estarás dando un soplo de salud a tu vivienda —y por descontado, a ti también—.

 

Solicita tu diagnóstico online gratuito y vence a las humedades de invierno

 

Si quieres que tu vivienda recupere sus niveles de humedad relativa en invierno adecuados, lo primero es identificar los motivos que la han alterado.

Para ello solicita tu diagnóstico online gratuito y deja que nosotros encontremos la raíz del problema.

¿Hablamos?

 

 

[Total:1    Promedio:5/5]
Entradas relacionadas