Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Embarazo y humedades, conceptos incompatibles

Inicio / Blog / Embarazo y humedades, conceptos incompatibles
Publicado por
en Blog, Salud

El embarazo y las humedades no se llevan bien. Los problemas de humedades son muy graves y pueden causar problemas médicos a cualquier persona, pero las mujeres embarazadas son las que tienen más papeletas de sufrirlos. Si a ello añadimos la posibilidad de que el bebé que está esperando se vea afectado por ello, no queda otra solución que ponernos en manos de expertos para que identifiquen el problema y nos den una solución que nos haga olvidarnos de las humedades en casa de una vez por todas. La salud de nuestra familia es algo con lo que no debemos jugar y los profesionales de las humedades son nuestros mejores aliados.

¿Cómo afectan las humedades al embarazo?

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando nuestra vivienda está afectada por problemas de humedades es que estamos creando un espacio poco seguro y con deficiencias de salubridad. Esto afecta a cualquier persona que viva bajo el mismo techo que unas buenas humedades, pero en el caso de las mujeres embarazadas es todavía más peligroso. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, vivimos en un mundo donde el aire no está lo suficientemente limpio. Dentro de una vivienda con problemas de humedades, esto es todavía peor. Poner coto a este tipo de problemas en nuestra casa es básico para garantizar un espacio habitable que no vaya a crearnos problemas.

humedades embarazo

Es un hecho médico: las enfermedades y condiciones poco adecuadas que sufre una madre durante su embarazo acaban por afectar también al bebé de su vientre. Como sabemos, el moho es capaz de producir esporas que afectan a las vías respiratorias del ser humano, provocando enfermedades como la rinitis y empeorando la alergia, pero no es la única forma en la que pueden afectar las humedades. El estrés es una de esas condiciones que puede afectar a un embarazo. Saber que vivimos en un lugar que no está perfectamente acondicionado y que vamos a traer al mundo a un hijo que va a tener que sufrir por la situación de su hogar, puede afectar negativamente al estado de ánimo de la madre. ¿Por qué arriesgarnos a que esto ocurra? Es mucho mejor coger el toro por los cuernos y realizar una buena intervención que nos libre de padecer humedades.

Los bebés sufren con las humedades

Los problemas con el embarazo y las humedades no acaban tras el parto, pues los bebés, tanto aquellos de pocos días como los que ya han cumplido algunos meses, también van a sufrir por su culpa. Hay que tener en cuenta que este es el momento en el que son más vulnerables, incluso más que cuando estaban en el vientre de su madre, pues ahí quedaban protegidos por ellas.

Los problemas que surgen en niños de corta edad, sean por la razón que sean, pueden condicionar su vida y su salud, que se verá resentida cuando crezcan y se hagan mayores. Con una simple llamada a un experto en humedades, vamos a poder acabar con ellas y ahorrarnos complicaciones sanitarias graves.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas