Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

El aire sucio molesta, más aún a los bebés

Recientemente un informe emitido por Ecologistas en Acción y elaborado en colaboración con la Fundación para la Biodiversidad no ha dejado lugar a dudas: prácticamente la totalidad de los españoles respiramos aire sucio. Más concretamente, 44 millones de personas en nuestro país, un 94% de la población, está expuesto a niveles de polución tan altos que suponen un alto riesgo para la salud. Es más, este estudio cifra al año casi 20.000 muertes prematuras causadas por la pésima calidad del aire que respiramos. Dicho de otra forma, la atmósfera contaminada provoca diez veces más fallecimientos que los accidentes de tráfico.

keywordsprincipal..

Teniendo en cuenta estos datos, apoyados por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, miembro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien ha señalado además el aire contaminado como una de las causas de los cánceres humanos, principalmente en los que atacan a los pulmones a la vejiga, parece que va siendo hora de tomar conciencia medioambiental y contribuir con nuestros actos diarios a mejorar la calidad del aire que respiramos. Al fin y al cabo es nuestra salud y la de los nuestros la que está en juego. Quizá sea el momento de aparcar los coches y sacar la bicicleta o incluir al transporte público en nuestra vida cotidiana.

Aunque no todos estamos expuestos a la peligrosidad del aire contaminado de la misma forma. Hay colectivos más vulnerables que otros; este es el caso de los bebés, los ancianos o los pacientes de enfermedades respiratorias. Para ellos, el riesgo no está sólo en la calle. A veces, el ambiente de nuestro hogar nos perjudica tanto o más que el del exterior. Por ejemplo, las poblaciones de moho en las viviendas pueden llegar a ser tan problemáticas como la emisión continua de CO2 de los coches. Más aún cuando hablamos de personas que sufren asma, bronquitis o rinitis. Este es el caso de los bebés, en torno a los cuales se ha demostrado la relación existente entre estas enfermedades y el exceso de humedad en el ambiente, que genera aire contaminado. Las cifras de nuevo nos ponen en alerta: alrededor del 80% de los niños con padecimientos como el asma desarrollan su vida en lugares demasiado húmedos. Lo que viene a decir que estos pequeños están respirando aire tóxico.

keywords principal

En la calle, de manera individual, con pequeños gestos diarios, difícilmente podremos llegar a controlar los niveles de polución dañinos para la salud; se necesita una aportación continua y extendida entre toda la población. Sin embargo, en nuestra casa sí que podemos limpiar la atmósfera para poner a salvo la salud de los nuestros. Volviendo a la relación entre el exceso de humedad y la proliferación de enfermedades respiratorias, controlar los niveles de humedad en la vivienda puede ser el medicamento más eficaz para minimizar los síntomas del asma, la bronquitis o la rinitis. En este caso, los mejores doctores los ha reclutado Murprotec, quienes saben bien cómo poner tratamiento definitivo a estas dolencias.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    Desde que el coronavirus llegó a España el pasado mes de marzo, nos hemos comenzado a preocupar por la calidad del aire de nuestros hogares como nunca lo habíamos hecho. Sin embargo, a la hora de entender cómo medir la calidad del aire en casa, la cosa se complica mucho más. ¿De verdad somos capaces de […]

      Durante todo este 2020 todos nosotros hemos sido conscientes de la importancia que tiene cuidar de la calidad del aire en un hogar. Con todo el tema de la pandemia nos hemos vuelto mucho más conscientes de que muchas veces respiramos aire que puede ser dañino para nosotros. Así que por fin —de una […]

    Danas, sequías y cumbres. La gota fría es un efecto típico del fin del verano. Muy localizado en las costas del levante, es un evento meteorológico que descarga una gran precipitación en un corto periodo de tiempo. Pero algo está cambiando. La virulencia de estas tormentas y su aparición en otros lugares de la geografía española, [...]
     ¿Hablamos?