Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Mitos sobre las humedades I

Inicio / Blog / Mitos sobre las humedades I
Publicado por
en Blog

Los problemas de humedades son un quebradero de cabeza estructural. No solo las podemos observar en estructuras tales como viviendas o edificios públicos, sino en monumentos, estructuras viales y mobiliario.

Se estima que uno de cada tres edificios sufre de humedades en algún punto de su ciclo de vida. Como suele ocurrir en los casos de problemas comunes y habituales, el conocimiento popular y una miríada de remedios caseros se añaden al desconocimiento y las falsas verdades.

Los más de 60 años de lucha contra las humedades, nos han permitido en Murprotec lidiar con la verdadera realidad de las humedades y sus síntomas, y eliminar algunos de los mitos más arraigados en nuestra cultura.

Te traemos, en dos partes, los 10 más habituales (y peligrosos).

  1. En climas secos no hay humedades. Vivir en un clima seco y caluroso no es sinónimo de estar exento de humedades. Las precipitaciones son solo uno de los focos de humedad posibles, pero no el único.El agua del subsuelo, los sistemas de canalización o de regadío y la propia condensación debida a nuestra actividad diaria son suficientes para generar humeda.
  2. En la costa hay más humedades que en el interior. La presencia del mar y la abundancia del viento son factores agravantes en el caso de problemas de humedades. Pero también es cierto que la costa suele tener un clima más suave. En el interior es más habitual una humedad relativa más baja (aunque hay muchas excepciones, como los climas montañosos) y se suele estar más protegido de las inclemencias. Pero también más expuesto a las diferencias térmicas y una condensación más acentuada.
  3. La ventilación natural impide la aparición de humedades. Disponer de un hogar con aire limpio y saneado es un buen punto de partida. Sin embargo, no siempre la ventilación de nuestro hogar es suficiente o efectiva. No siempre es posible ventilar con eficacia y no es un método útil para eliminar las humedades.
  4. Las gotas de agua en las ventanas son culpa de un mal aislamiento. Las gotas de vaho que nos encontramos en ventanas, espejos o azulejos de cocina son un indicador típico de la condensación. Ese vaho por sí solo no es un problema, pero puede serlo si la ventilación del hogar no acaba con él. Cuando nos enfrentamos a un problema de humedades por condensación es habitual echar la culpa al mal aislamiento, pero la condensación es una condición propia de la actividad diaria y tiene más que ver con la ventilación que con el aislamiento.
  5. El moho se elimina limpiando y pintando. La alta humedad y la oscuridad son condiciones favorables para el moho. Se piensa que la acción de deshumidificadores, productos antimoho o pinturas, son suficientes para eliminar sus síntomas más dañinos. La realidad es que muchos de estos productos no pueden hacer nada con la principal fuente de crecimiento: el agua.

Si tu hogar tiene moho, tiene un problema de humedades, y la única solución es eliminar el origen de esas humedades y privar al moho de su primera fuente de crecimiento.

No te dejes llevar por la cultura popular y recurre a los expertos que llevan más de 60 años acabando con humedades en toda Europa.

[Total:1    Promedio:4/5]
Entradas relacionadas