Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00 VISITA EN 48 HORAS MÁXIMO

Málaga y sus problemas de humedad estructural

Inicio / Blog / Málaga y sus problemas de humedad estructural
Publicado por
en Blog

Málaga. Problemas de humedad

Aunque Andalucía disfruta de un clima mediterráneo templado y sus principales distintivos son veranos secos, calurosos e inviernos de temperaturas suaves, lamentablemente es una de las comunidades más afectadas por las humedades estructurales. Los principales problemas de humedades que afectan en Andalucía están provocados por el elevado nivel freático del suelo (nivel de proximidad del agua subterránea hasta la superficie del suelo) y desembocan en patologías de capilaridad y filtración lateral.  Asimismo, la comunidad cuenta con grandes cambios de temperaturas entre el exterior y el interior de las viviendas, así como deficiencias constructivas en cuanto a la impermeabilización de los inmuebles. Por este motivo también son muy frecuentes las humedades por condensación.

Concretamente en Málaga, el clima cálido de la provincia costera, con un invierno suave y un verano alejado de las altas temperaturas, hacen un lugar idóneo para disfrutar del sol, la buena comida y la tranquilidad. Pero a pesar de estas condiciones, la humedad relativa se encuentra por encima del 70%, incluso en verano, haciendo de la provincia andaluza un buen caldo de cultivo de humedades.

Su condición costera, la abundancia de viviendas cercanas al mar y la presencia habitual de garajes y sótanos, hacen que las manchas oscuras en las paredes sean bastante habituales en las viviendas malagueñas, no solo afectando a nivel estético sino haciendo de los inmuebles un lugar poco salubre.

Tres tipos de humedades estructurales

Las humedades por capilaridad provienen del suelo y suben por los cimientos y muros por el efecto poroso y de gran capacidad de absorción de juntas y ladrillos. Un tipo de humedad que puede ser grave si no se trata a tiempo y termina debilitando la estructura de los edificios y poniendo en peligro la estabilidad de estos. De ahí que las viviendas unifamiliares, de planta baja o antiguas sean las que más acusan estos problemas. Las humedades por filtración lateral se producen debido a la penetración del agua dentro del edificio a través de la pared de forma lateral presente al otro lado de un muro –en este caso, el entorno húmedo externo a la casa–. El agua que acompaña a esta humedad penetra a través de ellos y los va degradando lentamente, debilitando poco a poco su estructura.

Además de un riesgo para la estructura y un problema estético y de olores, los efectos de la humedad sobre la salud son de suma importancia, especialmente para los bebés y ancianos, que son los grupos de población más débiles al moho y más vulnerables a sus consecuencias. Afecciones como asma, sinusitis, alergias, problemas respiratorios o reumáticos pueden aparecer o agravarse al convivir con las humedades.

Cambios de temperatura entre exterior e interior

 Asimismo, Andalucía cuenta con grandes cambios de temperaturas entre el exterior y el interior de las viviendas, así como deficiencias constructivas en cuanto a la impermeabilización de los inmuebles. Por este motivo también son muy frecuentes las humedades por condensación. Regueros de agua en las ventanas, cristales empañados o manchas de moho en los muros, serán algunos de los primeros síntomas que podrán darse. Esta patología se produce, fundamentalmente, cuando el vapor de agua supera el 45% del ambiente de una estancia y ocurre debido a la tendencia actual de aislar los hogares de una manera excesiva y no ventilar adecuadamente, sumado a la humedad del ambiente que aportan los habitantes (actividades como bañarse, lavar, cocinar, secar la ropa…).

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas