Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

La vida de tus plantas depende de un nivel de humedad correcto

Las plantas necesitan cierta cantidad de humedad para poder realizar la transpiración. La transpiración es un proceso que realizan las plantas para expulsar agua a la atmósfera. Este proceso es necesario para que la planta pueda absorber agua y nutrientes desde el suelo. Además, al evaporar agua, la planta se refresca consiguiendo rebajar su temperatura y creando un microclima ideal para su desarrollo.

El nivel de humedad ambiental es uno de los factores que incrementan o reducen dicha transpiración, así, el grado de humedad dentro de nuestras viviendas, determinará la correcta transpiración de las plantas que tengamos en casa. Aunque en muchos casos la resistencia y adaptación a los niveles de humedad hacen parte de la propia naturaleza de la planta, suele suceder que cuando el grado de humedad de las viviendas no es el adecuado, el proceso de transpiración se ve afectado repercutiendo en el buen desarrollo de las plantas.

El exceso de humedad en las plantas suele manifestarse en forma de podredumbre, puntas marrones o manchas en las hojas. Este exceso contribuye a la aparición de enfermedades de carácter fúngico, lo que además de matarlas, puede provocar malos olores e incluso afectar la salud de las personas.

Para evitar que nuestras plantas sufran los estragos que les produce el exceso de humedad, los expertos de MURPROTEC, recomiendan realizar un diagnóstico profesional que permita reconocer cualquier tipo de problema de humedad en las viviendas, para poder de forma definitiva e inmediata, aplicar un correctivo que haga que nuestro hogar tenga un microclima sano para las plantas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    Llegar a casa después de la jornada de trabajo, acomodarse en el salón para descansar un poco y encontrarse con una estancia fría, con corrientes de aire que la calefacción es incapaz de calentar; preparar un baño relajante, mirar al techo o a la pared y encontrar manchas de mogo; incluso, abrir el armario y que éste desprenda mal olor, olor a humedad. Son problemas más comunes de lo deseado, problemas de humedad en la vivienda, que convierte el hogar en un lugar incómodo, con cierto aspecto insalubre.

    Mantener una buena calidad del aire en el hogar y en el lugar de trabajo es un factor decisivo para evitar muchos resfriados, alergias y problemas respiratorios. Y es que los edificios con un nivel de humedad inadecuado, superior al 45-65% recomendado pueden tener algún que otro efecto sobre la salud de quienes habitan o frecuentan estos lugares. Pues, existen diversos estudios que demuestran la relación existente entre las enfermedades respiratorias y reumáticas y un ambiente húmedo.

    Humedad relativa. Tipos de humedad

    La playa siempre ha sido un lugar idílico para la mayoría. El olor a sal y el rumor de las olas golpeando en la orilla. La luna reflejada sobre el océano y el frío de la arena en los pies. Una bonita y romántica estampa que no siempre es tan idílica como quisiéramos. El pelo […]

     ¿Hablamos?