Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

A la luz de las velas por el exceso de humedad

Por muy extraño que pueda parecernos, todavía a día de hoy, a punto de entrar en el 2014, existen pueblos en los que las velas son necesarias en ocasiones que poco tienen que ver con cenas románticas. Muchas casas se quedan sin luz en este tiempo debido al mal tiempo. Lo sorprendente es que no hace falta una gran tormenta para que los hogares de estas zonas rurales tengan que recurrir a la luz de las velas. En muchos de ellos basta con el frío y la humedad. Ésta última se acumula en el interior de los muros de los edificios afectando así a la instalación eléctrica y provocando apagones más continuos de lo que cualquiera pudiera desear.

image001

El agua y la electricidad nunca fue una pareja muy bien avenida. Pero cuando este líquido se manifiesta en forma de humedad la cosa se complica, ya que es más difícil de dilucidar cuando se encuentra con la otra parte de la pareja. Más complicado aún cuando ambos elementos se juntan en el interior de los muros, los cuales nuestra vista no puede atravesar. Puede resultarnos una situación atípica, sin embargo, es más común de lo nos gustaría.

¿Por qué la humedad provoca apagones? Para resolver a esta pregunta es necesario contar con la ayuda de expertos en la materia; Murprotec sabe por su dilatada experiencia que es un problema de humedad por capilaridad el que puede obligarnos a encender velas en las noches de invierno. Puede ocurrir que el agua del terreno sobre el que se levantan los edificios penetre en sus cimientos y desde ahí ascienda por los muros. En esa travesía por la estructura de la construcción, la humedad puede encontrarse con la instalación eléctrica. Es ahí cuando los apagones pueden sucederse. Eso sí, en el mejor de los casos, teniendo en cuenta que puede ser ésta la causa de cortocircuitos o accidentes mayores.

image003

Para prevenir estos incidentes, pues cuando la electricidad falla son muchas las tareas que no podemos realizar, después de diagnosticar el origen del problema, habría que impermeabilizar la vivienda. Murprotec cuenta con un tratamiento que no requiere ni movimientos de tierra, ni el uso de maquinaria pesada, ni grandes obras. A la vez, la solución que proponen estos expertos antihumedad tiene garantía por más de 30 años.

Si no tenemos luz, las velas no son la solución. Éstas pueden iluminarnos en un momento dado, pero con ellas difícilmente podremos cocinar, calentarnos un vaso de leche o secarnos el pelo, por ejemplo. Sin contar con ver la tele o disfrutar de un rato de esparcimiento frente al ordenador. Una consecuencia de la humedad, los apagones, que casi nos invitan a irnos a la calle.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    “No puedes pasar” sería la respuesta perfecta para que el bueno de Gandalf acabase con nuestro problema de humedades. Pero, por desgracia, la magia no existe cuando se trata de mantener al agua, y a las humedades, a raya. No podemos luchar contra problemas como las lluvias copiosas típicas de Septiembre (a mediados de este […]

    El exceso de humedad ambiental puede repercutir, y mucho, en los más pequeños. Los bebés, que tienen su sistema inmunitario en proceso de desarrollo, son los más indefensos ante un problema de humedad en sus hogares pues las enfermedades que normalmente pueden afectar a los adultos, multiplican sus efectos en los bebés. La presencia de […]

    Conservar los alimentos en condiciones adecuadas beneficia a nuestra salud y seguridad. La comida saludable, la cocina ecológica y los productos naturales están ganando muchos adeptos en los últimos tiempos.Hay muchas evidencias científicas que avalan el uso de productos naturales y que señalan los beneficios de los alimentos cocinados frente a los procesados. En las últimas […]

     ¿Hablamos?