Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

El ahorro también reside en la salud de tu hogar

Inicio / Blog / El ahorro también reside en la salud de tu hogar
Publicado por
en Blog

AdobeStock_173984457-min

El otoño es la antesala que nos anuncia la bajada de temperaturas. El momento en el que miramos los radiadores de casa, los desempolvamos y nos preparamos para la llegada de esa primera factura de la luz.

En los últimos años el ahorro en el hogar ha pasado a la primera linea de acción. La llegada del LED, la posibilidad de usar tarifas de luz inteligentes o la calificación energética de las viviendas han tomado protagonismo. Podemos hacer muchas pequeñas cosas para hacer que nuestro ahorro energético repercuta en nuestro presupuesto de manera positiva.

Se estima que la calefacción representa un 47% de media en el consumo energético de un hogar.

Subir el termostato un grado, y darnos ese plus de confort que tanto aparece después de un día lluvioso, supone un 7% más de gasto en la factura de calefacción. Contar con un sistema de aislamiento eficiente, ventanas de PVC que tengan puente térmico o una instalación de calefacción bien distribuido, son opciones muy buenas pero que pueden suponer un buen mordisco a tu presupuesto.

¿Qué se puede hacer para bajar la factura y no meterse en obras faraónicas?

No puedes cambiar la calificación energética de tu hogar, pero puedes comprobar y revisar que tu hogar no es una fuente de pérdida de calor continua.

La simple actividad diaria, en la cocina o en el baño, es suficiente para generar vapor de agua que debe ser evacuado. Incluso cuando la ventilación natural es suficiente, nos enfrentamos a cambios térmicos que se pueden traducir en un incremento de la factura de climatización. Cuando ventilar la casa no es suficiente, el problema se puede trasladar, en forma de humedades, a techos, paredes, textiles o muebles.

Comprobar que tu hogar evacua el exceso de vapor de manera correcta puede ser un primer paso para evitarte futuros problemas.

Pero hay veces que ni siquiera la prevención sirve. Las manchas y el mal olor no solo son problemas estéticos. Las humedades enfrían el ambiente, agravan problemas respiratorios y pueden suponer un problema en la integridad estructural de los muros.

Un problema de humedades no atajado a tiempo, no solo provocará una perdida drástica en la eficiencia energética de tu hogar, si no que supondrá un riesgo para la salud del inmueble y el de tu familia. En Murprotec, sabemos que la mayoría de inmuebles verticales se enfrentan a problemas de humedades en algún punto de su ciclo de vida.  Es algo inevitable en muchas ocasiones.

Podemos pensar en deshumidificadores y pinturas anti humedad como la solución a nuestros problemas pero, como expertos, te podemos decir que estos productos eliminan algunos síntomas de las humedades, pero no pueden terminar con el origen de las mismas. Residir en un hogar con humedades incrementa el gasto energético. Invertir en fórmulas parciales solo supone una severo golpe a tu presupuesto y no soluciona el problema.

Acabar con el origen de las humedades en casa debe ser uno de tus objetivos prioritarios si estás pensando en reducir tu factura de la luz y vive en un hogar más eficiente y sano.

[Total:1    Promedio:4/5]
Entradas relacionadas