Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

Cómo luchar contra la contaminación

Las ciudades lucen mejor con amplias zonas verdes. Las avenidas parecen más amplias y respiran mejor cuanto más árboles y arbustos las ocupan. Al menos, eso parece; o, al menos, eso nos han hecho creer hasta ahora: los bosques son el pulmón de los países, los parques de las ciudades. La naturaleza, aunque inmersa en redes infinitas de carreteras y envueltas por millares de automóviles, supone un soplo de aire fresco para quienes desarrollan su día a día en el centro de las ciudades, rodeados de cláxones impacientes, frenazos desesperados y metros pidiendo socorro en horas punta. Del mismo modo, las zonas verdes en el corazón de las urbes se convierten en fugas de escape para la atmósfera, que en estos tiempos que corren respira difícilmente debido a la elevada contaminación.

image005

Sin embargo, a pesar de todas estas creencias tan extendidas, un grupo de expertos de la División de Contaminación Atmosférica del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), capitaneado por el italiano Alberto Martilli, en colaboración con José Luis Santiago –frecuente colaborador de la University of British Columbia (Canada) y el City College of New York-, llevan dos años trabajando para aclarar si efectivamente los árboles ayudan en la lucha contra la contaminación y determinar qué factores intervienen en este hecho. De esta forma, se alcanzaría el objetivo último de la investigación: desarrollar una herramienta que permita una planificación urbanística adaptada a cada caso concreto.

Y es que, según ha avanzado este grupo de expertos, los árboles reducen la velocidad del viento, generan sombra y humedad, pero, por otra parte, dificultan la dispersión de la contaminación urbana, por lo que se convierte en una fuente de ciertos compuestos químicos, como los compuestos orgánicos volátiles por ejemplo, que son capaces de reaccionar después con la atmósfera químicamente y generar el dañino ozono. De ahí la importancia de elaborar un plan urbanístico adaptado a las necesidades y las características de cada ciudad.

image003

Algo similar ocurre con la humedad dentro del hogar. Debe de haber humedad ambiental, ya que si no, el aire sería demasiado seco y traería consecuencias; no obstante, la cantidad de agua contenida en el aire debe ser controlada para evitar el caso opuesto: exceso de humedad. Un exceso que puede provenir por capilaridad, infiltración lateral o condensación, en el caso de las humedades estructurales. En estos supuestos, Murprotec, al igual que quienes investigan el impacto de los árboles en las ciudades, observan cada caso concreto y aplican el tratamiento más adecuado en cada caso, aunque con un fin único: eliminar para siempre los problemas de humedad y sus consecuencias.

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    Unas condiciones de humedad y temperatura ambiental favorables en nuestros hogares, pueden ser factores decisivos para la proliferación de parásitos potencialmente dañinos para la salud de nuestras mascotas. Los chinches, las pulgas y las garrapatas son algunos de estos insectos que eligen como residencia los lugares húmedos y cálidos de las casas para poder vivir […]

    navidad Murprotec

    Las Navidades suelen ser fechas de reuniones en familia y amigos. Nuestros hogares se convierten en esta época del año en lugares de encuentro, almuerzos y cenas. Por lo que conviene tener nuestra casa perfecta para recibir a los invitados. Aunque en algunos casos puede resultar toda una odisea. Por ejemplo, la presencia de moho; […]

    El moho vive en La Tierra desde hace mucho más tiempo que nosotros. Es un tipo de organismo que, sin embargo, no nos gusta demasiado. Sabemos que Alexander Fleming supo darle una buena utilidad al moho Penicillium, y que el moho es esencial en el ciclo de los alimentos (sí, se alimenta de la podredumbre) […]

     ¿Hablamos?