Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Murprotec también se queda en casa. Debido al estado de alarma en la que nos encontramos por el COVID19, la tramitación de las solicitudes de diagnóstico solicitadas se puede demorar. Queremos garantizar la salud y seguridad de todos, por eso ahora más que nunca, Murprotec está contigo.

¡Alerta humedades! Grupos de riesgo: ancianos y niños

Inicio / Blog / ¡Alerta humedades! Grupos de riesgo: ancianos y niños
Publicado por
en Blog, Hogar, Humedades, Salud

Siempre que llega una ola de calor, una epidemia de gripe o una bajada importante de temperaturas, se alerta sobre los principales grupos de riesgo de la población. Como es lógico, ancianos y niños están mucho más expuestos a los peligros. Cabría pensar entonces, que aquellos lugares donde se concentran estos grupos de personas estuviesen bien mantenidos y vigilados. Pero no siempre es así.

Algunas de las infraestructuras de nuestras ciudades comprenden edificios comunes, de origen público o privado, que albergan a niños o ancianos. Es el caso de colegios, residencias de ancianos, centros cívicos, polideportivos o bibliotecas.

Este tipo de edificios, por su construcción y volumen son mucho más sensibles a los cambios climatológicos y al deterioro. Es por ello que son un foco habitual de los problemas de humedades. La capilaridad y las filtraciones laterales son un constante en este tipo de edificaciones, que deben combatirse con un buen mantenimiento y una mejor prevención.

niñosyancianos

Es el caso de muchos ayuntamientos que utilizan la época veraniega para llevar a cabo reparaciones importantes. Es el caso de municipios como Ermua (Vizcaya), Loja (Granada), San Pedro Alcántara (Málaga) o Cort (Islas Baleares), que han destinado importes superiores a los 100.000 euros en acondicionar sus colegios públicos, muchos de los cuales se encuentran afectados por problemas de humedades.

También es algo habitual y constante en residencias de ancianos que muchas veces dependen del presupuesto de los consistorios para subsanar problemas de índole estructural, como manchas de moho, filtraciones o pérdidas de estabilidad estructural.

En algunas ocasiones las reparaciones se limitan a tapar o subsanar de manera parcial los desperfectos, mediante pinturas antihumedad o aislamientos hidrófobos. Pero como sabemos esto no significa que el problema de humedades desaparezca y no vuelva a generar más gasto en un futuro.

La mejor manera de acabar con las humedades es atajando al origen de éstas, bien yendo a la fuente o impidiendo de manera definitiva que el agua pueda penetrar en las estructuras.

Preservar la salud y el bienestar de nuestros niños y ancianos es vital para garantizar el futuro y la memoria histórica, por ello es interesante dejar de lado las soluciones parciales, que solo son un gasto permanente de tiempo y dinero, y recurrir a profesionales que acabaran con las humedades de una vez por todas.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas