Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Flores para la navidad

Inicio / Blog / Flores para la navidad
Publicado por
en Blog, Hogar

Las flores en navidad como elemento decorativo son casi tan habituales como los propios adornos del árbol o los regalos para toda la familia.

En un recorrido no muy largo, nos encontramos las más típicas, como pueden ser el acebo, el muérdago o la flor de pascua. También las coníferas, cuyos frutos son muy llamativos. No son muchas las flores que nos recuerdan a la navidad, pero las que hay, sí son muy decorativas y típicas de estas fechas. De las coníferas podemos destacar que existen de varios colores y las piñas, que son sus frutos, tienen formas, colores y aspectos diferentes según la especie.

Volviendo a las que más conocemos, el acebo por ejemplo, podemos decir que es un arbusto que se distribuye por Europa, Oriente Próximo y norte de África. Puede llegar a alcanzar hasta quince metros de altura y siempre está con el mismo color verde en sus ramas y una frondosidad que llama la atención. Cuando lo recordamos, se nos viene a la mente con sus frutos rojos y colgado de una puerta o del árbol de navidad en casa.

image004

Una curiosidad de este arbolito, aunque parezca mentira, es que para tenerlo todos los años, hay que reproducirlo mediante esquejes y ponerle un tratamiento para que germine, si no se hace así, y fuera de forma natural, habría que esperar al menos dos años desde la siembra de sus semillas hasta que nace.

Lo podemos encontrar en bosques y matorrales húmedos, y para poder usarlos como elemento decorativo, hay que elegir a las hembras, que son las que dan las hojas y los frutos. Así lo encontramos en la naturaleza y si nos lo quedamos para otro año, tenemos que saber que en verano además de tenerlo en un lugar más bien fresco, tiene que haber un poco de sombra y tener bastante humedad. Suelen resultar duros y resistir bien al frio y a las heladas.

Justo lo contrario que le pasa a la flor de pascua. Tiene poca tolerancia a las heladas, a la humedad, es muy sensible a los cambios de temperatura, a las corrientes de aire y necesita luz para sobrevivir.

image005

Esta planta que solemos comprar en cualquier vivero, centro comercial o floristería puede llegar a medir unos 50 cm, necesita una temperatura media de entre 12 y 21ºC y mucho cuidado y atención. Rociarlas al menos dos veces en semana, limpieza de la suciedad y el polvo que arrastra con el riego y un tipo de abono líquido cada quincena.

Dos plantas preciosas para tener en casa con unas condiciones de humedad, luminosidad y cuidado totalmente diferentes y necesarias  para que perduren más allá de estas fechas.

Entradas relacionadas