Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

El otoño empaña las ventanas y las paredes

Madrid, Noviembre de 2012. La vida moderna hace que las viviendas acumulen cada vez más vapor de agua, resultado de duchas, cocinas, lavadoras, planchas, secadoras… ese vapor de agua, comúnmente conocido como vaho, puede multiplicarse en otoño.Limpiar las ventanas, secarlas o ventilar la vivienda mientras se cocina o se está utilizando la ducha, son remedios que poco pueden hacer ante la condensación. El otoño trae consigo que nos olvidemos del calor, pero aislamos más herméticamente puertas y ventanas, ventilamos durante menos tiempo las habitaciones y ponemos la calefacción, lo que produce que la acumulación del vapor de agua sea mayor y el aire caliente, que tiene mayor capacidad para transportarlo, acreciente el problema.

humedades

Y es que, con la llegada de esta época del año, el frío hace que nuestras casas experimenten, en mayor medida, los fenómenos de condensación, culpables de que se empañen las ventanas, cristales, espejos e incluso se vea agua depositada sobre las paredes y la carpintería de la casa. El contraste de temperaturas, hace que el vapor acumulado en las viviendas se condense, pasando del estado gaseoso al líquido.

Estos problemas, debido a un nivel de humedad ambiental alto en casa, generan la aparición de moho, hongos, malos olores, manchas y descascarilles en paredes, dificultades para calentar la casa y la ropa siempre humedecida. Pero es que además, ponen en riesgo la salud, pues altera la calidad del aire que respiramos. Así el asma, la sinusitis, alergias respiratorias, cefaleas, etc., pueden favorecerse en entornos con problemas de condensación.

Por si fuera poco, en la estructura de los edificios, también puede darse este fenómeno. Denominado en este caso, condensación intersticial, se origina del mismo modo que el anterior, solo que se da en el interior de los muros. Cuando la temperatura cae, el vapor de agua traspasa los cerramientos que no son impermeables a éste y atraviesa la capa del aislante térmico de los muros, lo que hace que el agua se precipite dentro del aislante y surja la condensación.

Teniendo en cuenta que estos problemas de humedad, además de la aparición de vaho en ventanas, provocan goteos constantes de agua que crean charcos, humedecen mobiliario, elementos de madera y causan graves daños en aparatos e instalaciones eléctricas, es fundamental estar alerta para poner remedio a este problema cuanto antes.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    La compañía ha recibido el galardón Innovación en tecnología antihumedad y tratamientos del aire de manos de la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela El jurado ha destacado la experiencia, profesionalidad e inversión en I+D+I de Murprotec como características determinantes a la hora de otorgar el premio Madrid, 30 de noviembre […]

    Juan Federico Gallardo junto a Alicia Martínez, Secretaria General de Vivienda de la Junta de Andalucía, y José Feria, Presidente del CAF Sevilla.

    La compañía estuvo presente en el acto conmemorativo de la institución, celebrado en Los claustros de Santo Domingo en Jerez de la Frontera  Cádiz, 15 de abril de 2019. Murprotec, multinacional europea líder en Andalucía y España en tratamientos contra las humedades estructurales, participó en los actos conmemorativos del 50 aniversario del Colegio de Administradores […]

    Jornadas Humedades Arquitectos Soria

    • En la jornada se analizarán las diferentes patologías que sufren los edificios de la región a consecuencia de las humedades en su cimentación o en elementos estructurales y las posibles soluciones • Los asistentes al curso que se está impartiendo a nivel nacional, recibirán por primera vez, un diploma que acredita los conocimientos adquiridos […]

     ¿Hablamos?