Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

Secuestradores piadosos por un problema de humedad

Esta mañana muchos medios de comunicación se han hecho eco del rescate por parte de la Guardia Civil de un empresario gallego que llevaba secuestrado seis días. Siete personas han sido detenidas y el señor ya descansa en casa con su familia, a la que le pedían 70.000 euros para su rescate. Finalmente, el desenlace ha sido como tiene que ser en estos casos: los buenos a salvo y los malos esperando su castigo.

 image001

Sin embargo, en esta ocasión el suceso ha contado con  cierto ápice de humanidad por parte de los secuestradores. Todos conocemos la humedad que soportan en Galicia. Se trata de una región maravillosa, donde el verde de sus frondosos bosques se mezcla con el olor a sal y el sonido de las olas del Atlántico que moja su costa; pero es cierto que, a pesar de su grandeza, la humedad empaña el día a día de quienes viven allí. Incluso los malos de esta historia han tenido que ceder ante ella y, conscientes de lo que supone la convivencia en lugares húmedos, al segundo día de secuestro trasladaron al empresario, ya que el sitio elegido para el cautiverio padecía de ciertos problemas con este factor al que tan acostumbrados están los gallegos.

Aunque en este caso los implicados tenían problemas más serios que este, tuvieron que hacer frente al molesto componente meteorológico que, en algunos edificios, forma parte también de su estructura, al pasar del aire a los cimientos y muros el exceso de agua. Cuando esto ocurre, bien por capilaridad, infiltración lateral o condensación, las consecuencias pueden ser insoportables. Al principio prácticamente no las notamos. Son invisibles. No obstante, los primeros síntomas, aún sin verse, dejan de se inodoros. El mal olor se va apoderando de nuestra casa, dando lugar a la aparición de moho, por lo que empezamos a ver daños colaterales de un problema estructural.

image002

Además, dichos daños, como previeron los secuestradores protagonistas de este suceso gallego, pueden dejarse sentir sobre la salud. Por ello, lanzamos un mensaje a quienes por pereza o dejadez dejen estar las manchas de moho, el vaho en los cristales o el mal olor; ya que si os da igual convivir con estas consecuencias estéticas o los “pequeños” problemas que genera un problema de humedad, pensad en la salud de vosotros mismos y vuestra familia, pues ésta también está en riesgo.

 

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    La humedad en su casa es un problema significativo, no solo por los daños en la estructura de la construcción y por las amenazas para la salud de la gente que la habita, sino también porque suele convertirse en un problema para la economía familiar.

    A menudo nos resignamos a la presencia de humedades en el sótano, garaje o bodega de nuestra vivienda. Parece normal que las paredes de las habitaciones subterráneas de las casas presenten manchas de moho o la pintura deteriorada. Puede que estas estancias no sean las más visitadas, pero seguro que guardan multitud de enseres, de más o menos valor, que queremos conservar en perfecto estado.

    La reciente epidemia de coronavirus abre las portadas de todos los periódicos y es la primera noticia en todos los programas. El virus, que se descubrió en 1960, ya ha sido causante, en alguna de sus variantes, de la epidemia de SARS en 2002, y del MERS en 2012. Ahora nos enfrentamos a una nueva […]

     ¿Hablamos?