Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

¿Pelo encrespado? ¡No, gracias!

Los días se alargan y las noches se acortan (hasta el día 21 de Junio, solsticio de verano). Desempolvamos las sillas de la terraza, las tumbonas del jardín y nos frotamos las manos pensando en la playa o la montaña en la que nos relajaremos después de un duro año de trabajo. Sol, buen tiempo y horas por delante para descansar.

image00124

¿A quién le apetece pensar en la salud o el confort del hogar en esos momentos?

Cuando nos preparamos para las vacaciones o un periodo de descanso, lo que menos apetece es enfrentarse a problemas cotidianos y habituales del verano y sus características.

El aumento de temperaturas es bienvenido, pero también aumentan los problemas derivados de ello. Entre esos problemas se encuentra el mayor impacto de la humedad debido a la alta temperatura.

Ya hemos hablado en muchas ocasiones de los problemas graves que pueden surgir debido a las humedades. No podemos controlar el clima, pero podemos prevenir y corregir problemas de humedades en nuestro ámbito personal. Y los pequeños problemas también son una molestia.

Todos sabemos que el aumento de temperatura y la variación térmica no son especialmente buenos para nuestra salud y nuestro aspecto físico. Del mismo modo, sabemos que la humedad afecta a nuestro cuero cabelludo. Una humedad relativa baja reseca el pelo y una humedad demasiado alta lo encrespa. Todo el mundo ha sentido esa sensación de toalla siempre mojada al salir de la ducha. O la percepción de no haber logrado nada con nuestro pelo en ese última ducha.

En verano tendemos a relajarnos, merecidamente, y los problemas de humedades y las molestias que nos originan, aprovechan la oportunidad para crecer.

 

Salir a la terraza o el jardín, llegar a nuestra vivienda en la playa, y detectar que los muebles están hinchados y llenos de manchas, no es plato de buen gusto para nadie.

Como siempre, podemos atajar los problemas con soluciones rápidas y, a priori, baratas que nos dan la falsa sensación de alivio de haber acabado con las molestias. Lejos de solucionar los problemas de humedades, que nos incomodan y que dañan nuestro hogar, solo nos ponemos una venda que cuando se caiga (y siempre lo hace) solo desvelará más problemas, más gasto de dinero y tiempo.

Todos los problemas tienen una solución: se puede acabar con las humedades atacando a su origen.

La prevención y la atención a los síntomas de las humedades son un buen punto de partida, pero si queremos aprovechar de verdad nuestras merecidas vacaciones (y no volvernos a preocupar), los profesionales recomiendan atacar al origen del problema.

Detectar un problema de capilaridad y solucionarlo es mejor que utilizar una pintura antihumedad. Localizar el problema de condensación en nuestro baño y arreglarlo es mejor que gastarse un montón de dinero en caros champús antiencrespamiento.

La salud, el confort y el buen aspecto de tu hogar deberían ser tus únicas preocupaciones. El resto déjaselo a los profesionales.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    Si antes de llegar a este post ya has buscado soluciones para la humedad de tu sótano, es muy probable que te hayan ofrecido su impermeabilización. Durante mucho tiempo, la impermeabilización de tu sótano fue algo imprescindible si querías darle a este espacio subterráneo un uso de oficina, sala de juegos o incluso de cine. Sin embargo, la realidad es [...]

    Lo más difícil a la hora de determinar si efectivamente convivimos con un problema de humedad estructural o no es conocer cuál es su procedencia. Sucede algunas veces que hablamos de este fenómeno de forma equivocada. Es muy común relacionar la aparición de manchas en la pared o corrientes de aire frío con el mal […]

    Un edificio va a tener que ser desalojado en Oliva, provincia de Valencia, por padecer el “Síndrome del Edificio Enfermo”, ya que, según se informaba esta semana, no tiene cura.

     ¿Hablamos?