Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00 VISITA EN 48 HORAS MÁXIMO

No es oro todo lo que deshumidifica

Inicio / Blog / No es oro todo lo que deshumidifica
Publicado por
en Blog

Deshumidificador contra la humedad

Antes de comprar un deshumidificador, comprueba que tu hogar no sufre de humedades estructurales.

El otoño, y el inminente invierno, ponen sobre la mesa problemas y preocupaciones particulares. La diferencia de temperatura, las precipitaciones y la inestabilidad del tiempo suponen un nuevo reto y una constante preocupación. En esta situación se recurre a métodos para mantener el confort en el hogar y hacer de la transición hasta la siguiente primavera un camino más cómodo.

En los últimos años han crecido las soluciones que no solo mejoran el confort de nuestro hogar, si no que también suponen un ahorro a fin de mes. La sustitución de ventanas, las mejoras en aislamiento y la compra de sistemas de calefacción más eficientes se han convertido en algunas de las soluciones más buscadas. Un ejemplo, cada vez más recurrente, son los deshumidificadores.

¿Cuál es la realidad de los deshumidificadores?

Son aparatos de tamaño reducido cuya función es eliminar la humedad ambiental en espacios cerrados. Utilizan un evaporador, que funciona a una temperatura inferior al punto de rocío (hay que tener en cuenta que este factor varía según diversas condiciones), y que se encarga de condensar la humedad excesiva en un depósito. Una vez el aire se enfría y seca, pasa por un condensador que recupera la temperatura ambiente y baja la humedad relativa.

Entre los beneficios de los deshumidificadores están la reducción de proliferación de moho, hongos y ácaros, la mejora de la calidad del aire, la prevención frente a enfermedades respiratorias y óseas e, incluso, la eliminación de manchas en paredes.Una gran cantidad de beneficios a un precio reducido. Hay que leer la letra pequeña.

En realidad los deshumidificadores son un gran producto complementario, que pueden lograr un confort aceptable en el hogar, pero hay que puntualizar muchos de sus beneficios.

El primer dato, y el más destacable, es que los deshumidificadores no eliminan el origen de las humedades. Si nuestra vivienda sufre un problema de humedades por capilaridad o filtraciones laterales, un deshumidificador no puede impedir la entrada del agua y, por tanto, no puede eliminar las humedades en las paredes. En algunos casos graves, además, un deshumidificador puede enmascarar el problema.

  • Los deshumidificadores no renuevan el aire. Simplemente secan y enfrían el ya existente. Si nuestro hogar ya sufre un problema de humedades, un deshumidificador solo moverá el aire insalubre sin sanearlo.
  • Los deshumidificadores tienen su capacidad reducida a espacios cerrados y de determinado tamaño, con lo que hay que tener muy en cuenta dónde colocarlos y cuánto tiempo usarlos.

Cuando atendemos algunas de las más de 9000 intervenciones que hacemos al año, nos encontramos con frecuencia con estos aparatos. Pueden ser un añadido al confort de tu casa, pero antes hay que tener muy en cuenta la protección de tu hogar frente a las humedades. Por ello, antes de adquirir un deshumidificador asegúrate de que el exceso de humedad que se genera en tu hogar no es debido a un problema de humedades estructurales.

Un diagnóstico profesional puede establecer la protección de tu hogar y proporcionar las soluciones viables para que tu salud y la de tu vivienda estén a salvo.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas