Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00 VISITA EN 48 HORAS MÁXIMO

Niños, bebes y embarazadas: indefensos ante las humedades

Inicio / Blog / Niños, bebes y embarazadas: indefensos ante las humedades
Publicado por
en Blog, Humedades, Salud

La aparición de humedades en nuestra vivienda suele ser una mala combinación con enfermedades alérgicas y respiratorias.

Como afectan las humedades a los más pequeños de la casa.

Las humedades y sus síntomas característicos: aparición de moho, hongos o ácaros; pueden agravar el estado de salud de los habitantes de una vivienda. Además, existen ciertos grupos de riesgo como los bebés, niños y embarazadas que debemos tener en cuenta a la hora de determinar la importancia en resolver los problemas de humedades.

El moho y los hongos, habitantes principales en ambientes húmedos y oscuros, tienen la capacidad de expulsar esporas que agravan problemas relacionados con el aparato respiratorio. La irritación de mucosas, ojos, garganta o nariz son síntomas clásicos de la presencia de estos organismos. Los bebés, niños y embarazadas son un grupo de riesgo en estos casos. Los primeros debido a que su sistema inmunológico aún no está desarrollado lo suficiente; y en el caso de las embarazadas por estar compartiendo las defensas con el futuro bebé.

Las enfermedades alérgicas, como la rinitis alérgica o infecciosa, son más habituales en ambientes cargados de humedad, bien por la presencia de los mencionados hongos o por la presencia de otros inquilinos molestos: los ácaros.

Como ya hemos mencionado, los ácaros son organismos habituales en las viviendas e inofensivos la mayor parte del tiempo, pero la aparición de humedades (su hábitat preferido) conlleva la proliferación de éstos, aumentando enormemente la probabilidad de aparición o agravamiento de las alergias. Combatir los ácaros del polvo es una tarea laboriosa, basada en mantener un nivel de higiene alto, sobre todo en presencia de niños. Lavar ropa, sábanas y mantas, así como almohadas, cojines y alfombras, nos permitirá mantener a raya a este tipo de organismos, pero no erradicará el problema por completo.

Tener que enfrentarse a problemas de salud en los grupos que hemos mencionado tiene una implicación más grave y, en ocasiones, tratamos de lidiar con ellos de maneras tradicionales y, la mayoría de veces, con resultados poco satisfactorios y un gran gasto de dinero y energía por nuestra parte.

Para poner a salvo la salud y seguridad de nuestros niños y embarazadas, siempre es más eficaz encontrar, y solventar, el origen de todos los problemas, atacando la fuente de aparición de las humedades.

Un punto y final a las dificultades en tu vivienda harán que puedas dedicar todo tu tiempo a disfrutar de tus seres queridos sin preocuparte por problemas de salud.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas