Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

Música y humedad: Una mala afinación

La música forma parte de nuestras vidas, y como tal, está muy presente en nuestros hogares. Podemos escucharla a través de la radio, poniendo uno de nuestros discos favoritos o en el mejor de los casos, tocando un instrumento.

Para los músicos, tanto noveles como profesionales, un instrumento es un objeto de un valor incalculable. Hay que cuidarlo, mantenerlo correctamente y estar pendiente de las condiciones en las que lo guardamos. Porque ya sabemos como le sienta a la madera el exceso de humedad, y nuestros instrumentos de arco, no iban a ser una excepción.

humedades_musica

Muchas veces, nos hemos podido percatar, que al cambiar de una manera brusca el ambiente en el que encontramos y almacenamos los instrumentos, observamos nuestros violines, violonchelos o contrabajos (entre otros) desafinados y con unos sonidos muy diferentes a los que estamos acostumbrados a escuchar. Estos problemas, son el inicio de lo que nos espera si no tratamos de una manera correcta nuestros problemas con la humedad.

La madera, debido a su estructura de fibras, es un elemento higroscópico, es decir, que absorbe o elimina humedad para intentar equilibrar su contenido de agua con el del ambiente. Esto se traduce en modificaciones en su estructura y morfología.

Hay diferentes partes en este tipo de instrumentos, que responden de una manera dispar a los efectos de la humedad. Diferentes componentes (abeto, arce, ébano o la cola de juntas), tienen diferentes evoluciones a distintas celeridades que pueden provocar tensiones, dejando a la larga, secuelas en los sonidos que emitimos.

También tendremos que tener en cuenta la antigüedad de nuestro instrumento. Uno nuevo será mucho más sensible que uno antiguo a los cambios de humedad, pero uno más antiguo correrá mucho más peligro debido a la pérdida de flexibilidad de la madera, lo que provocará que las tensiones se acentúen mucho más.

Por tanto, en cuanto la humedad ambiental comienza a ser excesiva, las células de madera empiezan a llenarse de agua, aumentando el peso relativo y haciendo que la estructura se haga mucho más blanda. La principal consecuencia de este proceso es la generación de un sonido mucho menos claro, ya que la madera ha perdido capacidad de vibración.

Además, hay que sumar el hecho de que el instrumento se hincha, dando problemas bastante graves a nivel de sonoridad si la puesta a punto no es la adecuada. Y cuanto mayor sea la humedad, peores serán las consecuencias de estos problemas, haciendo que los instrumentos no lleguen a sonar como debieran.

Por eso, tenemos que prestar atención a las humedades en nuestro hogar, buscando soluciones a los excesos, para que cada nota de nuestro instrumento, sea la necesaria para emocionar a nuestros espectadores.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    Que las casas que financió el conocido Brad Pitt tras el Katrina en Nueva Orleans sufren problemas de humedad es conocido por todos. La fallida buena obra del actor tras la tragedia natural ha dado la vuelta al mundo, ni los Reyes Magos, ni los premiados por El Niño, ni el mal tiempo de estos […]

    ¿Sabías que la calidad del aire de la inmensa mayoría de las ciudades provoca más de 7 millones de muertes cada año? Si estás buscando los datos de las muertes en España, te podemos decir que las cifras oficiales del año 2019 son de más de 30.000 personas. Para que te hagas una idea de [...]
    Bichos de las humedades

    Ya hemos tratado en otras ocasiones sobre los diversos problemas que trae consigo la aparición de humedades en nuestra vivienda. Pero si hay uno que resulta realmente incómodo y desagradable, ese es la aparición de diferentes tipos de bichos con la llegada de los ambientes húmedos. Cucarachas, hormigas o moscas son los más conocidos; pero […]

     ¿Hablamos?