Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Manchas de humedad que derriban muros

Inicio / Blog / Manchas de humedad que derriban muros
Publicado por
en Blog

AdobeStock_216124194-min

Una pequeña mancha de humedad puede convertirse en un grave problema de humedades estructurales. Si siempre solucionásemos los problemas a las primeras de cambio, es probable que nunca hablásemos de consecuencias graves. No hace falta mirar muy lejos, a las noticias de cada día, para saber que una suma de pequeñas decisiones pueden provocar una situación compleja de solventar.

En el caso de las humedades, esta es una verdad bastante contundente. Un pequeño charco o unas inocuas gotas de rocío en la ventana pueden convertirse en un muro que debe ser derribado.

Humedades: un problema grave demasiado común

En Murprotec conocemos muy de cerca la importancia del tiempo y su efecto en las humedades. Una mancha de humedad puede convertirse en un problema estructural si pasa el tiempo necesario o no se actúa con la solución idónea. El tiempo es un factor muy importante y afecta directamente al diagnóstico y al tratamiento.

La mayoría de las intervenciones que realizamos son para solventar problemas de humedades recurrentes o enquistados. Según los técnicos este tipo de humedades son bastante peligrosas, debido al efecto que el agua, el salitre o los organismos asociados a las humedades provocan en los materiales de los muros.

Síntomas inequívocos de problemas de humedades graves

Las manchas oscuras son uno de los síntomas más conocidos de las humedades y uno de los más subestimados.

Hay que tener en cuenta que el color oscuro de las humedades, en la mayoría de casos, tiene que ver con la presencia de organismos como el moho. Este tipo de hongo necesita humedad abundante y tiempo para crecer y formar la mancha. Si lo tenemos en nuestra pared es porque tenemos un problema de humedades que nuestro hogar no es capaz de solucionar por sí solo. Debido a lo común de estas manchas, nos encontramos en muchas intervenciones con manchas tapadas con pintura o no tratadas.

Es un problema muy común. Usar productos anti-humedad que lo que hacen en realidad es tapar la humedad o llevársela a otro lado. No la eliminan. Las manchas son el primero de los pasos hacía el desastre. Pero hay otros síntomas como fallos en la electricidad o desprendimientos del material que también son muy relevantes.

Debemos tener en cuenta que, sobre todo en nuevas construcciones, tanto el material eléctrico como los materiales de construcción y aislantes deben superar estrictas medidas en su protección contra el agua y las humedades. Si nos encontramos con problemas eléctricos, pintura en mal estado o fisuras en las paredes debemos acudir a los expertos lo antes posible.

Cuando un hogar tiene esos síntomas es porque el agua lleva mucho tiempo en los muros. Lo suficiente como para suponer un problema de estabilidad. En estos casos el tratamiento no solo debe eliminar la fuente de humedad, si no asegurar que no se dan las condiciones para un rebrote de las humedades. Sí, las humedades pueden rebrotar. Pueden hacerlo por utilizar una solución ineficaz o por no haber atajado todas las fuente de origen de las humedades. Algo que puede evitarse con diagnósticos profesionales.

Cualquier humedad tiene solución, si se hace a tiempo y con los medios adecuados.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas