Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Moho y humedades, un dúo peligroso

Inicio / Blog / Moho y humedades, un dúo peligroso
Publicado por
en Blog

AdobeStock_364444906-min

El moho y las humedades van de la mano en una de las parejas más peligrosas para nuestra salud y la de nuestro hogar. Las manchas en las paredes y el característico olor a tierra mojada son dos de las indicaciones que nos señalan que el moho ha aparecido en nuestra casa.

El moho es un organismo que pertenece al reino Fungi (hongos) y que prevalece en lugares con alta humedad y poco aporte de luz. En realidad el moho es un tipo de organismo que engloba varias especies y tipos diferentes, entre los que encontramos, por ejemplo, el hongo Penicillinum, responsable de uno de los antibióticos más famosos e importantes de la historia.

Los mohos son organismos que pueden producir alergias en algunas personas. Además, sus esporas, muy resistentes y persistentes, pueden ocasionar daños severos por inhalación o en una cantidad muy elevada provocar enfermedades respiratorias.

La proliferación de los mohos está íntimamente relacionada con la cantidad de humedad y la superficie por donde se extienden. Los mohos, como organismos vivos, proliferan en superficies con componentes orgánicos. Así, es frecuente verlos en alimentos, textiles y paredes (debemos recordar que los elementos de las paredes suelen incluir sílice y mucha agua).

¿Moho y humedades: tan peligrosos son?

El moho es uno de los indicadores frecuentes de humedades. En un alto porcentaje de intervenciones el moho, u olor a moho, es uno de los detonantes de la primera llamada.

La presencia de manchas de moho es un indicador de humedades, pero no la fuente del origen de éstas. Un error que suele causar mucho daño.

Es habitual pensar que limpiar y tapar una mancha de moho acaba con las humedades. Pero la realidad es que la humedad siempre está causada por una fuente de agua, el moho es solo un organismo que se aprovecha de esa situación.

Soluciones a medias que agravan el problema

Uno de los problemas más incómodos del moho es el mal olor que genera y lo antiestéticas que son sus manchas. Dos situaciones que suelen llevar a buscar soluciones rápidas que no siempre son las más indicadas. Utilizar productos antifúngicos es una buena idea para eliminar el moho, pero tapar la mancha está dándole al moho una de sus condiciones ideales: oscuridad.

Limpiar y tapar una mancha de moho es una solución tan habitual que la empresa antihumedades recalca que genera muchos más problemas en el futuro. Ademas, el uso de pinturas antihumedad que repelen el agua, pero que NUNCA acaban con su origen, solo desplazan el problema a otros lugares que podemos pasar por alto.

Una única solución: acabar con la fuente de humedades

El moho necesita una gran cantidad de agua para su metabolismo. Eliminar su fuente de sustento es la mejor solución para evitar su reaparición. Limpiar y pintar tan solo son parches que, a la larga, no pueden solventar el problema real.

La única solución efectiva contra el moho, y las humedades, es buscar y eliminar el origen desde donde están alimentándose ambos.

El diagnóstico gratuito de Murprotec permite determinar si son las filtraciones laterales, capilaridad o condensación las que están alimentando al moho. Además, una vez establecido el origen, los técnicos de Murprotec pondrán a tu disposición los mejores tratamiento y productos para que te olvides de las humedades, y el moho, PARA SIEMPRE.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas