Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Las humedades también repuntan en verano

Inicio / Blog / Las humedades también repuntan en verano
Publicado por
en Blog

AdobeStock_252429845-min

Prevenir los repuntes en verano y con la llegada del otoño no es solo una cosa del coronavirus. Las noticias empiezan a ser algo más que COVID-19. La nueva normalidad, la apertura de fronteras y un futuro en el que el verano aún tiene algo que decir empiezan a ganar terreno al virus.

Sim embargo, hay una cosa que debemos tener clara: aún no está todo resuelto. Una realidad que no solo afecta a la protección contra el virus, si no a otros peligros que tampoco debemos olvidar.

En Murprotec sabemos que los meses de verano son unos de los puntos focales a la hora de vigilar los repuntes en los problemas de humedades. La mayoría de incidencias que atendemos en otoño tienen su origen en los meses veraniegos.

Repuntes veraniegos y otoñales: ¿son lo mismo?

Los repuntes, ya sean de coronavirus o de humedades, siempre tienen un punto de partida. Se está especulando con que las condiciones del verano, altas temperaturas y ausencia de precipitaciones, puedan ser una barrera para la transmisión del virus. Del mismo modo se cree que este tipo de condiciones retienen el progreso de los problemas de humedades.

En ambos casos se están dando dos condiciones clave a la hora de enfrentarnos a nuevos repuntes: ausencia de vigilancia y falsa sensación de seguridad. Dos importantes claves que retomamos en la vuelta a la rutina en septiembre pero que pueden causar estragos ya durante las vacaciones.

Prevención y vigilancia: dos factores esenciales

Las nuevas medidas de distanciamiento social y el uso de medidas preventivas (como las mascarillas y los geles hidroalcohólicos) son fundamentales en la prevención de la propagación de la COVID-19. En el caso de las humedades, atender a lugares propicios y evitar actividades que puedan provocar su incremento también son importantes.

La vigilancia y la práctica de estos hábitos son una medida extra de prevención. En el caso de las humedades el descenso de vigilancia es un factor clave a la hora de enfrentarnos a futuros problemasLos focos de humedades no siempre están relacionados con las precipitaciones. Un gran número de problemas se dan por factores relacionados con los materiales de construcción o con nuestra actividad diaria.

La seguridad: algo a tomarse muy en serio

Si hay algo que caracteriza al verano es la relajación en nuestras normas y hábitos. Si bien este 2020 ha añadido un extra de atención debido al coronavirus, no debemos olvidar que los problemas no se solucionan solos. En el caso de las humedades, la presencia de aires acondicionados y las condiciones relajantes del verano nos dan una sensación de falso confort que le vienen muy bien a las humedades.

Las humedades por condensación y aquellas relacionadas con problemas estructurales y falta de vigilancia salen a la luz con las primeras lluvias del otoño, pero llevan allí desde verano.

Al igual que nos debemos tomar las medidas de seguridad y higiene para evitar repuntes graves de COVID-19, debemos prestar atención a los síntomas que informan de que nuestro hogar padece una enfermedad de humedades.

La vigilancia de la salud, tanto nuestra como de nuestro hogar, no debe ser un tema secundario si no nos queremos enfrentar a una segunda oleada de problemas.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas