Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Las humedades ponen en pie de guerra al pueblo de Villafría, en Burgos

Inicio / Blog / Las humedades ponen en pie de guerra al pueblo de Villafría, en Burgos
Publicado por
en Blog

Humedades en Burgos

La cigüeña. Un animal tan emblemático como parte del acervo popular, ha sido el causante de una situación tan curiosa como problemática para el párroco de la iglesia de la localidad. El nido del ave, apuntalado en lo alto de la torre, había propiciado la aparición de humedades y daños estructurales al templo. Hecho que llevo al párroco a solicitar permiso al Arzobispado y a Medio Ambiento para tomar medidas. Una resolución que no ha gustado en el pueblo y que ha llevado a una protesta popular.

Las humedades están causando estragos en una provincia que es conocida por su frío, pero no especialmente por sus lluvias.

1 millón de euros es el montante que estima una memoria realizada por la arquitecta técnica municipal Nieves Villalba como solución para 5 de los edificios principales de la capital burgalesa. El teatro Principal, la Casa de Cultura, el centro Francisco Salinas, Citur y la biblioteca Cervantes sufren de diversas dolencias estructurales que deben ser solventadas.

En la memoria las humedades son las protagonistas. Las filtraciones en la cubierta del Teatro Principal, edificio de la época isabelina, han generado problemas que acaparan la mitad del presupuesto de la memoria. Y son las humedades las que ocupan los montantes principales de reparaciones y reparaciones en el centro de los edificios.

El envejecimiento afecta a todos las estructuras

El tiempo puede parecer un factor definitivo en la capacidad que tiene el agua para filtrarse en los materiales de construcción. Y lo es. Pero no hace falta retroceder hasta mediados del milenio pasado para encontrar edificios afectados por las humedades. La mucho más reciente plaza de Pedro Maldonado ha generado problemas en los garajes bajo su superficie. De nuevo, filtraciones de agua, que han derivado en goteras humedades y daños severos.

Un problema, el de las humedades, que afecta a muchos más edificios de los que se cree. Se tiende a pensar que en las provincias que no llueve demasiado no hay humedades. La aparición de goteras, manchas en las paredes y techos o el característico olor a humedad, son síntomas avanzados de que nos enfrentamos a un problema de mayor calibre.

Desperfectos graves, como los recogidos en la memoria municipal, tan solo son problemas típicos de las humedades, aumentados por el paso del tiempo y la falta de atención. Un problema de humedades enquistado, puede convertirse en un quebradero de cabeza estructural, que acabe con el derrumbamiento del edificio.

La característica de clima continental de la provincia burgalesa, además, añade una serie de dificultades extras que ponen los problemas de humedades muy lejos de las soluciones aportadas por productos ineficientes. Las diferencias de temperaturas entre el día y la noche, no solo afectan a las humedades por condensación. Son un problema muy serio cuando hay humedades en muros, ya que aceleran la degradación de los materiales. Un clima seco y frío puede parecer el perfecto escenario para alejarse de las humedades, pero éstas son capaces de aparecer en cualquier momento. Recurrir al consejo de profesionales es la única solución para poder evitar problemas mayores.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas