Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

Las 5 recomendaciones de la revista Science para cuidar la calidad del aire de tu hogar

AdobeStock_391764569_1024x427

 

La contaminación del aire que respiras es la principal causa de enfermedades de tu sistema respiratorio.

Una situación a la que si ya no damos suficiente importancia cuando estamos en la calle, en casa menos aún, ya que sentimos una falsa sensación de seguridad.

Para que te hagas una idea, la OMS ya ha advertido de que 4,2 millones de personas morirán de forma prematura a causa de la contaminación del aire.

Una contaminación, por cierto, que no ha hecho más que aumentar desde que se realizó ese anuncio.

Según el European Heart Journal, casi 9 millones de muertes prematuras se pueden asociar con esta realidad.

Y como te decíamos más arriba, ni siquiera en casa estamos a salvo. Especialmente ahora que el teletrabajo se ha convertido en una especie de máxima, y pasamos más tiempo entre sus paredes..

No cometas este error.

En tu casa o en las oficinas también existe riesgo de sufrir una mala calidad de aire y, de hecho, con tus actos la estás condicionando todavía más.

¿Quieres saber más sobre ello?

 

La amenaza está en tu hogar: cómo estás poniendo en peligro tu salud

 

¿Sabes cuál es el mayor problema al que nos enfrentamos? No detectamos a esos agentes que ponen en jaque a nuestro hogar como amenazas, sino como elementos comunes:

¿Cómo te quedas si te digo que son altamente tóxicos y que pueden llegar a generar una contaminación similar en el interior que en el exterior?

No hace falta que nos creas a nosotros. Fíjate, por ejemplo, en un estudio muy reciente de la revista Science.

En este análisis, se ha comprobado cómo una calidad deficiente del aire en los espacios interiores puede provocar infecciones respiratorias como el asma, lipoatrofia, alergias e incluso cáncer de pulmón.

Palabras mayores, ¿verdad?

Por suerte, más allá de señalar con el dedo, también indica cuáles son las cinco principales fuentes de contaminación del aire a evitar en espacios interiores.

¿Quieres conocerlas?

 

¿Cuáles son los elementos que ponen en peligro la salud de tu hogar?

 

El gran problema es que la mayoría forman parte de nuestro día a día y no somos conscientes del daño que provocan en nuestra salud.

A pesar de que hay algunas de las que ya nos han advertido por activa y por pasiva, la realidad es que la mayoría ni siquiera podíamos imaginar que pudieran ser peligrosas hasta que alguien nos explica el porqué.

Más arriba ya te hemos adelantado algunas como los perfumes, las pinturas o los detergentes… pero todavía hay más… y algo nos dice que si estás por aquí es porque quieres conocerlas.

  1. Humo del tabaco.
  2. Productos de limpieza domésticos.
  3. Partículas de las velas o el incienso.
  4. Pinturas y pegamentos.
  5. Calefacción, estufas…

¿Quieres saber un poco más sobre cada uno?  Sigue leyendo.

 

#1 Humo del tabaco

Este no necesita mucha presentación, ¿verdad?

En Murprotec no somos nadie para pedirte que dejes de fumar, pero sí que te queremos comentar los riesgos que puede tener para tu salud el hecho de hacerlo en casa.

Todos los expertos coinciden. Uno de los contaminantes más comunes y nocivos del aire del interior de los hogares es el humo del tabaco.

Cuando enciendes un cigarro en tu hogar, sucede lo siguiente. El gas residual y las partículas del humo del cigarro se asientan en los tejidos y las alfombras de las habitaciones donde se fuma.

¿El principal problema? Muchas veces pensamos que basta con abrir la ventana y que entre el aire fresco para solucionarlo, pero nada más lejos de la realidad.

Para eliminar los componentes maliciosos del tabaco, necesitarás una ventilación que sea suficiente para diluirlos hasta niveles que no sean dañinos para el ser humano.

 

#2 Limpiadores domésticos

Aunque muchas personas lo desconocen, los artículos de limpieza domésticos son uno de los contaminantes más peligrosos de la calidad del aire de tu hogar.

Nunca les damos importancia, pero para conseguir los resultados que prometen, emplean productos químicos muy agresivos que emiten vapores y humos, cuyos efectos pueden irritar tu nariz, boca, pulmones y piel.

A largo plazo pueden generar inflamaciones que dificulten el tratamiento de las afecciones crónicas y empeorar el día a día de aquellos que padecen algún tipo de alergia.

 

#3 Partículas de velas e inciensos

¿Te suena familiar esta escena?

Llegas después de un día de trabajo agotador a casa y enciendes un poco de incienso para relajarte.

Se trata de una escena cotidiana en muchos hogares a lo largo de todos los días del año, pero muy pocas veces somos conscientes de los peligros que entrañan.

Este tipo de productos liberan unas partículas muy delgadas que penetran a través de los bronquios y se quedan para siempre en tus pulmones.

Sin un proceso de ventilación adecuado que elimine los restos de estas partículas del aire, tu hogar puede convertirse en un catalizador de enfermedades peligrosas, como el cáncer.

Aunque lo ideal sería evitar este tipo de humos en casa, si los utilizas te recomendamos que siempre ventiles a conciencia la habitación donde haya estado encendido.

 

#4 Pinturas y pegamentos

Siempre te ha parecido que su olor era muy fuerte, ¿pero peligroso?

Por desgracia, la respuesta también es un sí.

Como sucedía con los inciensos y las velas, las pinturas y los pegamentos también pueden desprender pequeñas partículas que se respiran y atraviesan los órganos del cuerpo hacia los pulmones y el riego sanguíneo.

Aunque por suerte no estamos pintando día sí y día también en nuestro hogar, cuando lo hagamos es muy recomendable que nos aseguremos de dejar las ventanas bien abiertas.

 

#5 Calefacción, estufas, refrigeradores…

Como sabes, este tipo de dispositivos pueden liberar distintos contaminantes como el monóxido de carbono, dióxido de carbono, dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre.

De entre todos ellos, el más perjudicial para tu salud es el monóxido de carbono. Un gas incoloro e indoloro que se produce por la combustión incompleta a la hora de generar calor.

A bajas concentraciones puede producir problemas respiratorios en individuos sanos y agudizar la enfermedad en personas que ya sufren patologías cardio-pulmonares crónicas.

 

Si este 2021 te has propuesto cuidar la calidad del aire de tu hogar para cuidar de ti y de los tuyos, has dado el primer paso.

Ahora te toca a ti.

Identifica cuáles son los potenciales contaminantes presentes en tu hogar y estudia cómo puedes disminuir su eso.

Además, recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros y un profesional de Murprotec resolverá todas tus dudas y te ayudará a identificar el origen de los problemas con la calidad del aire de tu hogar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    Humedades moho

    Las islas Baleares son un paraíso dentro de España. No es de extrañar, que hace aproximadamente un año y medio, el diario británico The Times otorgara a Palma de Mallorca, su capital, el galardón distintivo del mejor lugar para vivir del mundo. Un clima excepcional, unas playas de ensueño y una gran variedad paisajística y […]

    El hogar, así como el lugar del trabajo, puede esconder muchos riesgos para la salud. A parte de los accidentes domésticos, o laborales, que puedan acontecer, existe un factor depeligro para la salud, que no se ve, pero que cuando empieza a notarse… ¡Cuidado! Se trata, una vez más, de la humedad. Más concretamente, en […]

    Cuando nos vamos haciendo mayores, las células que componen la epidermis, la capa de la piel más exterior y que nos protege de los agentes externos, se vuelven más delgadas. Un estrechamiento del espesor de la piel que nos hace más vulnerables. Cuando esto ocurre, disminuye la eficacia de la función barrera de la epidermis, […]

     ¿Hablamos?