Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

La nueva normalidad y las humedades

Inicio / Blog / La nueva normalidad y las humedades
Publicado por
en Blog

Free-covid-Murprotec

La nueva normalidad exigirá de nuestro compromiso, respeto y precaución. La pandemia por COVID-19 entra en sus últimas fases en Europa. Aún con los pequeños repuntes localizados y controlados, todos los países de Europa empiezan a recobrar la actividad. España, Portugal, Italia y Francia, donde el coronavirus ha estado más presente, evalúan planes para reactivar su economía y reclamar su posición como lugares de importancia vacacional.

¿Qué cambios veremos en los próximos meses?

Hay dos que han llegado para quedarse: la distancia social y la atención a las medidas de higiene.

Ambos son factores lógicos para evitar repuntes y retrasar, o paliar en la medida de lo posible, los repuntes que ya se dan por supuestos, para otoño e invierno, en muchos estudios realizados hasta al momento. Sin embargo, hay otro factor que parece que está ganando mucha importancia en las últimas semanas y que va a suponer importantes decisiones en las familias y negocios: las condiciones ambientales en lugares cerrados.

Negocios con sello de calidad frente a la COVID-19

Es habitual, en estos días de reaperturas, encontrarse con carteles con las medidas de higiene y distanciamiento necesarias para protegerse del virus. Pero existe una letra pequeña que muchos negocios tienen que plantearse, además de las inversiones para protegerse, y que puede suponer una diferencia importante.

Durante las pasadas semanas varios estudios correlacionaron el uso de aire acondicionados y la calidad y renovación del aire que respiramos en oficinas y comercios.

¿Cómo de importante va ser el aire que respiramos?

La distancia y la precaución son primeras medidas de protección, pero la posibilidad de disponer de una aire sano y renovado periódicamente también es esencial para eliminar las posibles partículas infecciosas.  Los aires acondicionados tienen doble filo: un aire más fresco y confortable, pero también más seco y menos saneado.

Los aires acondicionados resecan el aire y, además, no renuevan su calidad. Ambos factores son condiciones ideales para la aparición de organismos alérgenos, como los ácaros, y otros tipos, como el moho, que pueden agravar el estado de las humedades.

Un factor, el de las humedades, que coge fuerza como uno de los factores que puede influir en la forma en la que el virus se propaga. Aún no hay datos que confirmen la relación directa entre humedades, temperatura y COVID-19, pero sí sabemos que las afecciones respiratorias son consideradas un agravante en el caso de ser infectado. La OMS ya estableció, en 2008, que las humedades eran agravantes de las enfermedades respiratorias.

Hogares en riesgo

La atención a la higiene, la salud y el presupuesto están suponiendo un duro revés para muchas familias que ven como su hogar no ofrece las mejores garantías frente a infecciones y alergias.

En estos dos últimos meses hemos recibido una gran cantidad de consultas relacionadas con la protección y el aislamiento. Uno de los motivos por los que decidimos lanzar nuestros bonos de protección social para familias y empresas, por valor de 1,5 millones de euros, para ayudar a mantener las humedades a raya.

La nueva normalidad va a imponer nuevas normas sociales y un especial cuidado a las condiciones en las que trabajamos y vivimos. El trabajo de profesionales especializados en mejorar dichas condiciones será esencial para protegernos frente a repuntes y mantener nuestra salud vigilada.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas