Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

Las humedades afectan a la tecnología de ordenadores, portátiles y móviles

Cuando adquirimos un ordenador de sobremesa o un portátil, siempre tenemos muy en cuenta que debemos protegerlo de virus y ataques informáticos. Del mismo modo, debemos proteger los componentes externos de peligros que vienen de fuera, y uno de esos peligros tiene forma de humedades, que afectan a ordenadores y portátiles y son capaces de causar desperfectos muy graves que van a suponernos mucho dinero en reparaciones o incluso la necesidad de sustituir el equipo completamente.

humedades ordenadores portatiles

 

Es obvio: ningún líquido es bueno para la tecnología que utilizamos diariamente, tampoco el agua, pero muchas veces ni se nos pasa por la cabeza que un problema de humedades en casa pueda afectar a nuestro ordenador. Sin embargo, así es. El peligro potencial de las humedades para los ordenadores, portátiles y móviles es muy alto. ¿Dónde tenemos colocado el aparato? ¿Está contra una pared, tal vez cerca de una ventana donde puedan generarse humedades por condensación? ¿Tenemos un sótano fresco y lo usamos en verano para trabajar sin pasar calor? Todos estos lugares, propensos a sufrir problemas de humedades, pueden llegar a condicionar la salud de nuestros ordenadores.

¿Cómo afecta la humedad a un dispositivo electrónico? No estamos hablando del momento puntual en el que se nos cae un vaso de agua sino de algo mucho más discreto y prolongado en el tiempo, que podemos tardar mucho tiempo en detectar y en poder remedio. Cuando la humedad afecta a paredes o techos, en muchas ocasiones acaba por afectar también a elementos no constructivos que tenemos en casa, como pueden ser armarios o cortinas. Es ahí cuando la humedad puede llegar a nuestros ordenadores y portátiles.

Si los componentes tecnológicos son ya muy sensibles en unas condiciones relativamente normales, imagina lo que pueden sufrir cuando están expuestos a problemas de humedades graves. A lo largo del tiempo, se irán resintiendo hasta que tengamos que comprar nuevos. Los componentes tecnológicos suelen pasar grandes pruebas para garantizar su correcto funcionamiento, pero este correcto funcionamiento solo se va a dar bajo unas condiciones óptimas, en un ambiente saludable. ¿Alguna vez has visto cómo tu portátil o móvil se apagaba solo porque se había calentado demasiado? Exacto: no funciona bien en condiciones extremas, ya sean de calor… o, también, de humedades.

Un dispositivo electrónico expuesto a problemas de humedades, que se use en habitaciones donde la humedad del aire sea muy alta o se guarde en ellas, terminará por almacenar esa humedad dentro de sus componentes, lo que llevará a que deje de funcionar correctamente y, finalmente, a que se estropee definitivamente. Los periféricos y los cables son otros de los elementos que hay que cuidar de las humedades. La electricidad y la humedad no son buenas compañeras.

Para evitar que nuestros ordenadores, portátiles y móviles sufran con las humedades, lo más inteligente y lo que nos va a ahorrar más dinero a la larga es asegurarnos de que no sufrimos problemas de humedades. En caso de no poder evitarlos y estar sufriéndolos, contacta con expertos que sean capaces de diagnosticar qué problema concreto sufres para que puedan solventarlo lo antes posible. Tu bolsillo y tu ordenador lo agradecerán.

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    Remedios antihumedad

    A todos se nos ha pasado en algún momento por la cabeza. Encontrarnos con una pequeña mancha de humedad y decir… “esto lo soluciono yo en un momento“. Y es en ese momento, y solo en ese preciso momento, cuando comenzamos a experimentar el inicio de todos nuestros futuros problemas. Ya que da igual si se trata […]

    humedades en la ropa

    Nuestras costumbres diarias muchas veces nos vienen dadas por la educación o por la forma de hacer las cosas que siempre hemos visto. No nos solemos plantear lo bueno o malo de esas acciones, simplemente las llevamos a cabo porque “siempre se ha hecho así”. Hemos visto muchas veces que las humedades se presentan y […]

    La humedad penetra en los cimientos y muros de los edificios, no sólo pudiendo dar lugar a la aparición de malos olores, manchas negras en las paredes o el deterioro de la solidez y la estabilidad de la estructura de la construcción; sino que una vivienda con exceso de humedad ambiental también puede favorecer la proliferación de microorganismos, como el moho o los ácaros, e insectos, como los mosquitos o el lepisma, pues muchos de ellos necesitan un ambiente húmedo para poder desarrollarse.

     ¿Hablamos?