Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Guía Básica para la Calidad del Aire en Interiores

Inicio / Blog / Guía Básica para la Calidad del Aire en Interiores
Publicado por
en Blog

Buena calidad del aire

 

Siempre te insistiremos en que la calidad del aire es uno de los aspectos de tu hogar que más debes cuidar. Sobre todo si atendemos a las enfermedades que puede ocasionar la mala ventilación y un aire contaminado.

¿Sabías que más del 50 % de las muertes por neumonía en menores de 5 años están causadas por partículas inhaladas en interiores con aires contaminados?

Ahora que todos tenemos que pasar mucho más tiempo en casa, ser capaces de asegurar una calidad de aire adecuada para nuestra salud y la de las personas que queremos es clave.

Por eso en Murprotec hemos querido preparar un post más largo como este en el que te hablemos de las condiciones que afectan a la calidad del aire de tu hogar y a los potenciales daños en tu salud que puede generar.

También trataremos remedios para mejorar de manera provisional la calidad del aire y te comentaremos una solución que se está empezando a emplear en colegios con éxito.

 

¿Por qué la calidad del aire gestiona estas situaciones en los hogares?

 

Uno de los grandes problemas que tiene España es que existen muchísimas viviendas antiguas que a la hora de construirse no tuvieron en cuenta el cuidado de la calidad del aire.

Como no cuentan con buenos sistemas de ventilación, las chimeneas o las cocinas que emplean combustibles sólidos como la madera generan malas consecuencias para la salud.

Por no hablar del grave daño que generan otros elementos como el humo del tabaco. Si ya de por sí es un agravante para la salud, si encima no existe la posibilidad de ventilarlo, se convierte cada vez en más peligroso.

Estas y muchas otras son las claves por las que la calidad del aire acaba por convertirse en un factor en el desarrollo de muchas enfermedades respiratorias.

Joan Escarrabill, director del Programa de Atención a la Cronicidad del Hospital Clínico de Barcelona, apunta que el pulmón llega a su madurez a los 20 años, así que si se topa con factores que le impiden un buen crecimiento, jamás llegarán al 100 % de la función pulmonar. Un detalle que puede generar consecuencias muy graves en el futuro.

Piensa que, sobre todo ahora, el 90 % de nuestro día a día transcurre en entornos cerrados, por lo que la calidad del aire se ha vuelto más imprescindible que nunca.

 

¿Por qué tienes una mala calidad del aire? Factores que condicionan tu salud

¿Te parece que vayamos de menos a más? Así podremos analizar el peso que cada elemento tienen en la calidad del aire de tu hogar.

Aunque son lo mejor que nos han pasado, los gatos y los perros pueden ser un condicionante negativo.

Ojo. Con esto no te queremos decir que te deshagas de ellos. ¡Faltaría más! Tan solo que seas consciente de los cuidados extras que debes tener.

Por ejemplo, el pelo que dejan puede bloquear los diferentes sistemas de ventilación de tu hogar. Por lo tanto, es importante que los limpies de forma recurrente para evitarlo.

¿Quieres que vayamos más allá?

A los electrodomésticos muy pocas personas les prestan la atención que merecen. Sin embargo, una avería o una mala instalación puede ser perfectamente le causante de gases nocivos.

Todavía hay más.

La proliferación de ácaros, hongos y bacterias ocasionadas por la humedad ayudan a causar enfermedades respiratorias y asma.

El humo que desprenden las velas y el tabaco también es malo para nuestro organismo, así que debería evitarse en interiores.

Al igual que una fuerte contaminación del exterior pueden filtrarse en casa y causarnos enfermedades.

Y lo mismo ocurre con los combustibles fósiles que puedes utilizar en casa para la calefacción y la cocina.

 

¿Cómo puede afectar a tu salud la mala calidad del aire?

 

Entre otros síntomas, los más comunes que puedes sufrir por culpa de la calidad del aire son:

  • Sequedad, picor o escozor, lagrimeo y enrojecimiento en la zona ocular.
  • Sequedad, picor o escozor, congestión nasal, goteo nasal, estornudos, epistaxis y dolor de garganta en las vías respiratorias altas (o sea, nariz y garganta).
  • Opresión torácica, sensación de ahogo, sibilancias, tos seca y bronquitis en los pulmones.
  • Enrojecimiento, sequedad, picor generalizado y localizado en la piel.
  • Cefaleas, debilidad, somnolencia, dificultad para concentrarte, irritabilidad, ansiedad, náuseas y mareos en términos generales.

Ahora bien, estos síntomas pueden quedarse ahí, pero la realidad es que pueden derivar diferentes afecciones por culpa de la mala calidad del aire en tu hogar.

Además, en un contexto como el actual las consecuencias pueden ser mucho más graves. Con la situación de COVID y con la convicción cada vez más fuerte de que una de las causas más fuertes de contagio son los aerosoles, cuidar de la calidad del aire puede ser la diferencia entre evitar o no los contagios.

Son palabras mayores.

 

Los problemas más habituales derivados de la calidad del aire

 

  • Las causas principales de su aparición son la exposición a la humedad, los ácaros del polvo y los alérgenos fúngicos. Así que revisar la calidad de la infraestructura de la casa es esencial para evitar esta enfermedad.
  • Alergias, rinitis y dermatitis. Te las puedes encontrar con mucha más frecuencia en casas cerradas donde hay acumulación de ácaros, alérgenos o humedades.
  • Sinusitis e infecciones pulmonares como la bronquitis. El humo del cigarrillo y el aire contaminado pueden irritar e inflamar los pulmones y los conductos nasales creando estas enfermedades.
  • Los huesos, músculos y articulaciones. La humedad y la calidad del aire causan un aumento del dolor en algunas personas con enfermedades reumáticas.
  • Además de ello, una mala calidad del aire puede derivar en enfermedades por infección en el tracto respiratorio inferior, es decir: tráquea, pulmones, bronquios, bronquiolos y alveolos.
  • E incluso algunos escenarios pueden complicar gravemente al paciente, sobre todo si se trata de personas en grupos de riesgo.

 

Las dos enfermedades más graves derivadas de una mala calidad del aire

 

Todo lo que te hemos mencionado hasta ahora es grave y puede evitarse de una manera tan sencilla como cuidar de la calidad del aire de tu hogar.

No obstante, hay dos enfermedades que consideramos las más graves provocadas por la mala calidad del aire.

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Se trata de una enfermedad respiratoria crónica en la que se obstruyen los bronquios y se generan enfisemas en el pulmón por culpa del humo del tabaco y otras sustancias tóxicas.

Además, puede ser progresiva y generar obstrucción en los bronquios y destrucción en el pulmón cuanto más tiempo pase.

El cáncer de pulmón. No hace falta mencionar apenas nada de esta enfermedad porque todos nos imaginamos en qué consiste y según expertos como la Clínica Mayo, dicen que este cáncer acaba con más vidas que todos los cánceres de colon, próstata, ovarios y mama juntos.

 

¿Cómo conseguir una buena calidad del aire en casa?

Hay hábitos muy comunes que pueden ayudar a mejorar la calidad del aire interior, que tenemos que tener en cuenta, pero que muchas veces no son suficiente.

  • Ventila la casa todos los días: Abre las ventanas y puertas al menos dos o tres veces al día para que los contaminantes no se queden campando por tu casa.
  • Coloca plantas en el interior: Hay plantas que te servirán de ayuda para retirar los tóxicos del aire
  • No utilices fragancias artificiales: Es muy común que liberen compuestos orgánicos volátiles que pueden poner en peligro tu salud y la de los tuyos.
  • Alérgenos fuera: El polen y los ácaros pueden crear enfermedades, pero no son los únicos. Tener un exceso de humedad estimula la formación de moho en el aire y puede causar infecciones pulmonares.

 

¿Y si te dejas de trucos y utilizas un sistema cuya eficacia está 100 % probada?

 

Si cada vez estás más preocupado por la salud del aire que respiras en tu hogar, oficina en definitiva en tu entorno, tienes que saber que no solo basta con abrir las ventanas y más con las temperaturas que actualmente tenemos.

La importancia de instalar un sistema de ventilación constante que renueva y sanea el aire que respiras es la solución más eficaz que ahora mismo está encima de ala mesa.

Una de los principales objetivos de Murprotec desde 1954 es la salud de las personas que habitan en estancias insalubres y con mala calidad del aire, por ello ha centrado sus objetivos en buscar soluciones eficaces y duraderas contra esta problemática. La solución es la Central de Tratamiento de Aire. Un dispositivo de tecnología punta que permite unir resultado y gestión de todos los parámetros de control: temperatura, CO2, calidad del aire y humedad.

Este sistema de ventilación aspira el aire del exterior, lo filtra y lo insufla de nuevo en el interior asegurando una continua renovación del aire favoreciendo la eliminación definitiva de aquellos agentes nocivos que permanecen en el ambiente.

Se trata de un dispositivo cuya eficacia se ha demostrado y testado en uno de los últimos experimentos realizados en un colegio de La Salle en Madrid. Además de recibir el reconocimiento a su innovación sobre la calidad el aire interior con el premio Tecnología y Producto del Año

Es momento de pensar en tu bienestar y el de los tuyos, ponte en contacto con nosotros y cuéntanos sin compromiso tu caso. Analizaremos la situación y te contestaremos sobre la eficacia de nuestro producto adaptada a tu situación.

 

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas