Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

El patrimonio en nuestras manos

No son pocas las veces que oímos, vemos o nos cuentan noticias de monumentos, catedrales, obras de arte o inmobiliario urbano que, por un motivo u otro, corren peligro de desaparecer o dañarse sin que nadie lo impida.

A veces por la antigüedad, otras por falta de mantenimiento, falta de recursos o dejadez de los propietarios, eso sí, en cualquiera de los casos y a poco que te descuides, los actos vandálicos brillan y mucho por su presencia y continuos ataques.

Es el caso de las marquesinas de los autobuses, de las papeleras, las señales de tráfico, los contenedores de basura o las farolas, fuentes complementos de los parques. El paso del tiempo las deteriora pero son más las veces en que la actuación humana tiene algo que ver, incluso más que el propio desgaste de los elementos por antiguos o las inclemencias meteorológicas. Grafitis, golpes, bombillas reventadas, metacrilatos y vidrios rotos, soportes arrancados, cables cortados, plásticos quemados, columpios rotos y un largo etc.

En las construcciones lo que más mella hace es la falta de recursos con los que poder llevar a cabo un mantenimiento adecuado tanto de los edificios como del resto de monumentos de patrimonio. Aquí sí podemos decir que tiene más importancia el paso del tiempo o el clima, además de la falta de civismo claro está.

image001

Nos referimos por ejemplo a la Catedral de Santiago, que lleva tiempo con reparaciones y varios problemas de humedades en sus torres, en el pórtico de la Gloria…, así como el Acueducto de Segovia, con continuas filtraciones en varios tramos de su armazón que ponen en riesgo su estabilidad, o como recientemente hemos conocido que ocurre en la desfavorecida por el terremoto en 2011 localidad murciana de Lorca, cuya iglesia de San Pedro ha sufrido ya varias inundaciones por las lluvias y, en consecuencia, los efectos del agua en su estructura, sin olvidar otros problemas actuales en edificios históricos de Salamanca y muchas otras ciudades españolas.

No maltratar lo que nos rodea, o más bien, intentar cuidarlo lo máximo posible para que dure, además de evitarnos un gasto extra a todos, porque no olvidemos que estas reparaciones quienes las pagamos somos nosotros mismos, facilitará la conservación y prolongará el disfrute de las cosas para nuestro propio beneficio.

image005

Igual que cuidamos nuestra casa, nuestros muebles, nuestra ropa, nuestras plantas, nuestros coches, nuestras bicis y tolo lo que es nuestro, ¿por qué no cuidar el resto de las cosas que están a nuestra entera disposición?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    rescate arte pictorico

    Sin prisa, pero sin pausa, la restauración y conservación de obras pictóricas ha ido cobrando mayor interés desde mediados del siglo XX, tanto por entes públicos como privados. Las grandes pérdidas ocasionadas en las dos guerras mundiales han concienciado a la población que, aún en tiempos de crisis, no puede dejarse de lado la rehabilitación […]

    Tras ocho décadas sin un edificio nuevo, una de las arterias más emblemáticas de la capital dará la bienvenida dentro de muy poco a una vanguardista construcción que mostrará lo último en eficiencia y confort en el sector. Un total de 97 viviendas de lujo dispuestas en trece plantas de granito y cristaleras llevará los […]

    Andalucía es conocida como una de las joyas de nuestro territorio. Con una gran riqueza cultural, gastronómica y una variedad territorial enorme, la comunidad andaluza es una de las más visitadas por turistas. El buen clima y la afabilidad de sus gentes es lo que más destacan los visitantes que, año tras ano, visitan los […]

     ¿Hablamos?