Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

¿Conoces el Síndrome del Árbol de Navidad?

2018_12_18

En estas fechas, la tradición manda y por eso, todos ponemos el Árbol de Navidad en casa y lo decoramos, como símbolo de estas fiestas.

Esto es algo que se hace en todo el mundo, pero, hay algo que no sabemos acerca del Árbol, y es que puede ser un enemigo para nuestra salud si tenemos humedades en casa.

¿Qué es el Síndrome del Árbol de Navidad?

La Universidad de Nueva York realizó un estudio en el cual proporcionaba datos que demuestran que hay una relación directa entre las alergias y los árboles de Navidad, sin importar que sean artificiales o naturales. El estudio de dicha Universidad afirma que el motivo de esa relación es el hecho de que los árboles tienen mucho moho acumulado en la corteza, y, en el caso de los árboles artificiales, el enemigo número 1 es el polvo que acumulan.

Este estudio se realizó con motivo del aumento más que significativo de casos de rinitis alérgica y enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio que se producían cerca del día 25 de diciembre, por lo que se le denominó Síndrome del Árbol de Navidad.

Los investigadores de la Universidad de Nueva York analizaron el moho, y un 70% de él fue identificado como la causa de síntomas varios como picor de nariz, ojos llorosos, dificultades respiratorias, dolor en el pecho, sinusitis o problemas a la hora de dormir. No podemos olvidar que el moho puede provocar problemas serios respiratorios.

El moho, cuando se encuentra en el interior de una casa se reproduce mucho más, según el estudio, la cantidad de moho dentro de una vivienda puede multiplicarse hasta seis veces.

Por otro lado, cuando el moho se encuentra dentro de casa durante un tiempo, sus toxinas pueden transportarse por el aire infectando toda la casa, según la revista Science Alert, y si la casa sufre problemas de humedad, los efectos nocivos del moho pueden verse agravados, pudiendo causar en sus ocupantes enfermedades como asma o sinusitis.

¿Cómo podemos evitar el Síndrome del Árbol de Navidad?

Según el estudio, lo ideal es limpiar a fondo el árbol antes de ponerlo en casa, con lo que reducirás las posibilidades de que tenga moho, sea o no natural.

No obstante, la mejor defensa es un buen ataque, y para evitar el Síndrome del Árbol de Navidad lo mejor es evitar los problemas de humedad en casa, y, si ya los tenemos, acabar con ellos de forma definitiva.

¿Problemas de humedad? Contacta con nosotros

En Murprotec llevamos más de sesenta años luchando contra las humedades y los problemas derivados de ellas, usando tratamientos desarrollados en nuestros laboratorios. Esta experiencia nos ha hecho convertirnos en la empresa líder en el sector.

Si necesitas ayuda con tus humedades, contacta con nosotros.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    Nuestra salud puede verse afectada por las humedades que tenemos en nuestros hogares, ya que, tener un problema de humedad puede significar el desarrollo de hongos, moho y todo tipo de bacterias que pueden producirnos o agudizar enfermedades graves.

    La llegada del coronavirus ha supuesto un cambio de paradigma en el día a día. Muchas costumbres y hábitos se tendrán que adaptar a la presencia de una nueva, e importante, amenaza, y la nueva normalidad, que ya empieza a imponerse en casi toda Europa, será un punto de inflexión. Nuevas soluciones, viejos enemigos Dentro […]

    Murprotec 2017

    2017 ha sido un año intenso y del que hacemos una lectura muy positiva. Seguimos liderando en España el sector de los tratamientos contras las humedades estructurales y trabajando intensamente para no sólo mantenernos, sino para seguir mejorando día a día. Además de seguir creciendo a nivel facturación, hemos cerrado acuerdos con importantes instituciones como […]

     ¿Hablamos?