Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Cómo quitar el olor a humedad para siempre

Inicio / Blog / Cómo quitar el olor a humedad para siempre
Publicado por
en Blog, Hogar

mal olor a humedad

Si últimamente has notado que tu casa tiene un olor a humedad, a vivienda cerrada, tu ropa no huele a suavizante o al limpiar o fregar no notas ese olor a limpio, puede que estemos ante un problema de humedad.

Si has empezado a buscar por internet cómo quitar ese olor de una vez por todas y por ahora no has encontrado ninguna opción que te convenza, lo más importante es empezar por el principio: ¿por qué se ha producido esa humedad?

Puede que hayas recorrido tu vivienda de arriba abajo y que no la hayas encontrado por ninguna parte. Sin embargo, eso no quiere decir que la vivienda no esté afectada. Como se suele decir, cuando el río suena…

Después de todo, el mal olor siempre llega cuando la humedad penetra en la construcción y se crean una serie de focos pestilentes que pueden llegar a ser muy desagradables. Sin embargo, lo del olor es solo una anécdota. El verdadero peligro de las humedades es que proviene de partículas de moho que están flotando suspendidas en el aire… y las estás respirando.

Al final quien pagará el pato será tu salud, con problemas respiratorios o nuevas alergias. Si quieres saber cómo acabar con las humedades para siempre y con el olor de una vez por todas, sigue leyendo.

 

¿Qué tipos de humedades existen y cómo pueden afectarte?

 

Aunque todas las humedades te parezcan muy similares, la realidad es que por dentro son muy diferentes. De hecho, identificar de qué tipología es esa humedad es una de las claves para asegurarte que acabarás con ellas para siempre y evitar así cualquier problema de salud.

Existen tres tipos de humedades:

  • Humedades por Filtraciones.
  • Humedades por Capilaridad
  • Humedades por Condensación.

Dependiendo del tipo de humedad, el tratamiento será diferente.

Humedades por filtraciones

Seguro que su nombre ya te da una pista de cómo suceden. En efecto, aparecen y aumentan cuando hay lluvias abundantes. Suelen afectar a los garajes, sótanos y plantas bajas y se manifiestan con desconchones de pintura o moho a mitad de la pared.

Humedades por capilaridad

Los muros de edificios y viviendas tienen una gran capacidad de absorción, que varía en función de la permeabilidad y porosidad de su estructura. Cuando las aguas del subsuelo ascienden y entran en contacto con estos muros, se filtran por ellos igual que si lo hicieran a través de una esponja.

En el caso de las subidas capilares, los materiales que están en contacto con la tierra húmeda o el agua subterránea, permiten que ascienda a través de ellos, pudiendo alcanzar un metro y medio de altura.

Y acompañándola, también ascienden sales higroscópicas, que al subir se evaporan e impregnan las paredes. Además, cuando un muro no puede almacenar más agua, comienzan a salir manchas negras y otros problemas derivados del exceso de humedad.

Humedades por condensación

Se producen cuando la humedad del ambiente está por encima de determinados valores. Si ves que se concentra un exceso de vapor de agua en tus ventanas, tienes manchas de moho en las esquinas superiores de las paredes o, adivina qué, malos olores, seguramente estas humedades sean por condensación.

Y de nada te servirá el uso de deshumidificadores, los sistemas anticondensación y otros aparatos, ya que simplemente ocultan el problema temporalmente.

 

¿Por qué aparece el olor a humedad?

 

Ya te hemos mencionado que ese característico olor puede ser por culpa de la humedad, pero ¿cuándo suelen aparecer?

Las humedades no dan descanso, por lo que el moho puede salir en cualquier estación del año. Durante el otoño y el invierno es imposible tener las ventanas abiertas durante horas, y menos durante todo el día. Así que las humedades se frotan las manos con alegría porque ha llegado su momento.

 

Tres consideraciones para deshacerte del olor a humedad

Tener una buena calidad del aire es fundamental para evitar el olor a humedad. Es decir, con una casa bien ventilada ganarás calidad de vida.

Si aireas la casa todos los días, seguramente el olor a humedad desaparezca pronto. Pero, ojo, el problema seguirá estando presente.

Utilizar deshumidificador te ayudará temporalmente a aspirar el problema de exceso de humedad en el ambiente, pero este aparato no elimina la humedad estructural.

 

¿Y cómo te deshaces del olor a humedad definitivamente?

 

Puedes encontrarte con múltiples remedios caseros que pueden reducir el mal olor. Pero (siempre hay un pero) no te van a servir de nada a medio y largo plazo.

¿Por qué?  Ya te lo hemos ido mencionando durante todo el artículo, pero estas soluciones van a hacerte perder el tiempo y gastar dinero en reparaciones, porque el daño seguirá estando latente en tu casa.

La humedad persistirá y, además, puede causar estragos en la salud de tu familia. La única forma que existe de acabar radicalmente con los malos olores es erradicar la humedad desde su raíz.

Por eso ante la famosa pregunta de cómo acabar con el olor a humedad, los especialistas de Murprotec te aconsejan diagnosticar su origen. Hasta que no sepas qué tipo de humedad está atacando a la estructura de tu vivienda, no podrás deshacerte de las humedades ni sus malos olores.

Acude a profesionales que te hagan acabar de raíz con este mal que vive contigo. En Murprotec puedes pedir tu diagnóstico gratuito para averiguar cuál es el siguiente paso que tienes que dar.

La única solución siempre es acabar con el problema.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas