Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

Cómo medir la calidad del aire en tu hogar para cuidar de tu salud y la de los tuyos

niño sufriendo mala calidad del aire en su hogar

 

Jamás te había preocupado la calidad del aire en casa hasta que llegó el mes de marzo de 2020 y el mundo cambió para siempre.

A pesar de que nunca había sido perfecta, como no te estaban bombardeando a noticias cada día, simplemente lo ignorabas.

Pero ahora no.

De un tiempo a esta parte has comprendido que no se trata de algo sin importancia, sino que es muy importante a la hora de asegurar tu salud y la de las personas que quieres.

Por eso en Murprotec te hemos preparado una Guía Completa sobre cómo medir la calidad del aire en casa para que tengas todo bajo tu control.

Como siempre te decimos, si notas que hay algo que no va bien en tu hogar y quieres asegurarte de qué es, puedes solicitar tu diagnóstico online gratuito y nos pondremos en contacto contigo para cuidar de tu salud.

 

¿Qué es el índice de calidad del aire?

 

Durante el año 2017, la Agencia Europea del Medio Ambiente comenzó a utilizar un nuevo índice de calidad del aire con el objetivo de que cualquier persona pudiera conocer esta información sobre su ciudad o país de la Unión Europea.

El Índice de Calidad del Aire (ICA) te permite acceder a esta información de manera sencilla y en tiempo real, gracias a los números que marcan las estaciones de medición de las redes nacionales de vigilancia.

Más allá de ello, el ICA también proporciona recomendaciones sanitarias tanto para la población en general como para los grupos de riesgo. Además, analiza la tendencia y permite predecir qué pasará en el futuro.

El valor del índice de la calidad del aire (ICA) se mide en una escala que va desde  0 a >500 y que establece seis categorías de peligrosidad, de modo que cuanto mayor sea el índice, peor será la calidad del aire.

  • Buena: Color verde (ICA de 0 a 50)
  • Moderada: Color amarillo (ICA de 51 a 100)
  • Dañina a la salud para grupos sensibles: Color naranja (ICA de 101 a 150)
  • Dañina a la salud: Color rojo (ICA 151 a 200)
  • Muy dañina a la salud: Color morado (ICA 201 a 300)
  • Peligrosa: Color marrón (ICA superior a 300)

Si quieres ampliar la información sobre el Índice de Calidad del Aire, puedes hacerlo en esta página.

 

Cómo medir la calidad del aire en casa

 

Hasta ahora has encontrado en esta guía cómo puedes medir la calidad del aire de tu ciudad, pero ¿qué sucede con la calidad del aire en casa?

A pesar de que es cierto que muchos de los contaminantes del interior proceden de exterior, existen otros que nacen en el mismo edificio debido a:

  • Las personas que habitan en el interior.
  • Los materiales de la construcción.
  • El uso de combustibles y calefacciones.
  • Los animales domésticos.

Cada uno de estos factores supone un pequeño impacto en la salud del aire del interior de tu hogar.

Sin embargo, una vez que entiendes que puede tener efectos adversos en tu salud comienzas a tomarte más en serio el cuidado del aire de tu hogar.

 

Parámetros para medir la calidad del aire interior

 

Como norma general, para medir la calidad del aire en el interior de una vivienda se emplean los siguientes parámetros.

  • Niveles de Formaldehido: pertenece a los conocidos como compuestos orgánicos volátiles (COV). Se trata de forma específica por su amplio uso por parte de la industria, ya que es posiblemente el compuesto químico orgánico con mayor producción mundial. Es altamente inflamable y muy volátil. También puede aparecer dentro de un hogar.
  • Niveles de material particulado: se denomina material particulado a la mezcla de partículas líquidas y sólidas, de sustancias orgánicas e inorgánicas, que se encuentran en suspensión en el aire. Su composición es muy variada: desde sulfatos, nitrato, amoniaco, etc. y producen reacciones químicas en el aire.
  • Niveles de CO2 o dióxido de carbono: es un gas incoloro e inodoro que forma parte de la naturaleza y no es realmente un tóxico pero produce el desplazamiento del oxígeno y en concentraciones altas de más de 30.000 ppm, puede producir asfixia. Es un indicador fundamental para determinar la necesidad de renovación de aire.
  • Niveles de NO2 o dióxido de nitrógeno: es un compuesto químico gaseoso, tóxico e irritante. Se produce en los incendios forestales o erupciones volcánicas, aunque también de forma natural por la descomposición de nitratos orgánicos. La exposición continuada al NO2 se relaciona con diversas enfermedades de las vías respiratorias.
  • Niveles de SO2 o dióxido de azufre: es un gas incoloro, irritante, con un olor penetrante. La principal fuente de emisión de dióxido de azufre es la combustión de productos petrolíferos y la quema de carbón en centrales eléctricas y calefacciones centrales.

Aunque parecen. parámetros muy difíciles de gestionar, nada más lejos de la realidad.

A través de los últimos avances tecnológicos, disponemos hoy en día de dispositivos que te permiten medir la calidad del aire de tu vivienda.

¿Quieres saber más sobre ellos?

 

Sensores para evaluar la calidad del aire interior

 

Ahora que conoces cuáles son los parámetros que hay que tener en cuenta, el siguiente paso es identificar los sensores para evaluar la calidad del aire interior.

A continuación te explicamos uno a uno cuáles son los más utilizados:

  • Sensores de CO2: utilizados para la medición de gas de dióxido de carbono en partes por millón (ppm). Los más habituales son los sensores de CO2 por infrarrojos que basan su funcionamiento en el principio de absorción de energía de los compuestos a una determinada longitud de onda.
  • Sensores concentración de VOC: los Compuestos Orgánicos Volátiles (VOC) son sustancias químicas que contienen carbono, se hallan en la mayoría de elementos vivos y se convierten fácilmente en vapores o gases. Este tipo de sensores traducen la lectura realizada a equivalentes en partes por millón (ppm) para de esta forma seguir una referencia similar a los sensores CO2.
  • Sensores de PM 2.5: evalúan las partículas finas en suspensión. Este tipo de partículas que pueden tener origen muy diverso pueden causar problemas respiratorios e incluso enfermedades cardiovasculares. Para la medición de este parámetro se suelen utilizar sensores tipo láser.
  • Sensores de humedad: también denominados termohigrómetros. Miden la temperatura y la humedad relativa en un ambiente determinado. Su uso está muy extendido dada la incidencia de la humedad en la calidad del aire interior.

Todos estos sensores se pueden emplear tanto de forma individual como en grupo. A través de ellos podrás conocer la situación de la calidad del aire en tu hogar para saber si necesitas optimizar la ventilación o tomar alguna medida más drástica.

 

Cómo mejorar la calidad del aire en casa

 

Si después de todo lo que hemos visto hasta ahora te has dado cuenta de que necesitas mejorar la calidad del aire de tu vivienda, queremos darte una serie de recomendaciones.

Como siempre te decimos, lo mejor es que un profesional analice tu caso concreto y te dé unas pautas específicas. Sin embargo, puedes tratar de mejorarla tú siguiendo estos consejos.

  • Mantén tu hogar libre de humo: evita el tabaco y la acumulación de humos a la hora de cocinar.
  • Controla la humedad: ataja de raíz cualquier problema en cuanto aparezca.
  • Instala detectores de monóxido de carbono para asegurar de que todo va bien.
  • Deshazte de cualquier fuente de plomo. Es uno de los materiales más contaminantes que existen.
  • Trata de ventilar a diario y de manera correcta tu casa.
    • Aunque varía en función de la habitación o la actividad, lo recomendable son hasta un máximo de una hora o 10 minutos espaciados en 3 o 4 veces durante el día.
    • Recuerda que limpiar, cocinar o secar la ropa son labores que merman la calidad del aire, así que es interesante ventilar tu hogar justo después de realizarlas.
  • Cambia los filtros de la caldera de forma regular y mantén limpios los conductos de aire.
  • Coloca plantas de interior para ayudar a purificar el aire.
  • Reducir el uso de productos de limpieza o productos decorativos agresivos.
  • Revisar y limpiar electrodomésticos y otras instalaciones.

Como te decíamos más arriba, no existen fórmulas mágicas para cuidar de la calidad del aire de tu hogar.

Sin embargo, si te tomas en serio cada una de estas recomendaciones podrás mejorarla de una manera evidente.

 

Enfermedades relacionadas con la mala calidad del aire

 

Como siempre te contamos, cuidar de la calidad del aire de tu hogar no es un capricho: las malas condiciones pueden hacerte enfermar.

  • La mala calidad del aire tiene efectos directos en enfermedades cardiorrespiratorias, como el asma, la bronquitis o el cáncer.
  • Cada año, más de 4 millones de personas mueren de forma prematura por enfermedades relacionadas con la contaminación del aire de los hogares. Entre esas defunciones:
    • 27% se deben a neumonía
    • 18% a accidente cerebrovascular
    • 27% a cardiopatía isquémica
    • 20% a neumopatía obstructiva crónica, y
    • 8% a cáncer de pulmón.
  • Más del 50% de las muertes por neumonía en menores de 5 años son causadas por partículas inhaladas en interiores con aire contaminado.

Como has visto, cuidar de la calidad del aire de tu hogar no es un juego. Si no te lo tomas en serio, puede generar problemas de salud muy importantes.

Por ello en Murprotec ponemos a tu disposición un diagnóstico online y gratuito en el que uno de nuestros expertos te ayudará a conocer la situación de tu hogar para determinar cómo actuar.

Las matemáticas son muy claras: cuanto antes te pongas manos a la obra, mejor será para tu salud.

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    El Ayuntamiento de Arteixo quiere arreglar los templos de las parroquias de Loureda y Monteagudo, así como su entorno. Para ello, ha contratado a unos expertos que realizarán un diagnóstico de las grietas y humedades que deben ser reparadas. (…) Una vez que los arquitectos fotografiaron al detalle los templos, procedieron a efectuar un escáner con láser 3-D. De este modo, se obtiene una información pormenorizada de todos los elementos estructurales de los conjuntos arquitectónicos sea cual sea el material del que están construidos y evaluar su estado.

    Humedades en Paredes

    Las humedades en paredes son un quebradero de cabeza que puede traernos problemas muy graves si no los atajamos a tiempo. Las paredes son uno de los elementos básicos de cualquier edificio. El cuidado y mantenimiento de las paredes es clave para la salud general de cualquier edificio y es en este contexto donde aparece […]

    El cuarto de baño, suele ser un lugar especialmente propicio para la de concentración de humedades.

     ¿Hablamos?