Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

El calor ya llegó: ¿Se marchan las humedades al fin?

Otro año más, el calor está aquí. Atrás quedaron los fríos días de invierno y las fuertes lluvias primaverales, que en muchos casos, han podido empeorar de una manera notable los problemas de humedad en nuestros hogares.

 

Y otra vez más, tendemos a relajamos. Porque pensamos que con la llegada del calor, todos nuestros dolores de cabeza y problemas derivados de la presencia de humedades en cocinas, baños, sótanos…. desaparecen completamente.

humedades

¿Hay más humedad en invierno o en verano?

Si alguna persona nos preguntara, en qué momento del año creemos que puede haber más humedad, si en invierno o en verano, la contestación que daríamos casi todos sería en invierno, ¿no es cierto?. Es lo normal, ya que según nuestra experiencia, nuestra ropa se seca peor, ciertos grupos de población tienden a empeorar sus dolores articulares o de huesos, llueve más, hace frío, o existe mucha niebla.

Esta concepción en principio válida puede llegar a convertirse en un error, ya que aunque las manifestaciones de humedad son mucho más evidentes en invierno, es rotundamente falso que con la llegada del calor desaparezcan completamente, de hecho en muchas ocasiones, puede ocurrir totalmente lo contrario a lo que pensamos.

La combinación de altas temperaturas junto con el elevado porcentaje de humedad en el ambiente, pueden provocar más de un problema por las conocidas como “humedades por condensación”.

 

La humedad del verano

Con la llegada del calor, ventilamos más nuestras casas, de tal modo que el aire caliente que hay dentro, tiende a absorber una mayor cantidad de humedad. Además, este aire caliente, busca y se mezcla con el aire frío presente en lugares donde hay una mayor cantidad de humedad, como sótanos o garajes, lo que se traduce en un enfriamiento del mismo y en la aparición de nuestros conocidos enemigos: Hongos y mohos.

Y vuelta a empezar: Olor desagradable, ambiente frío y aire insalubre poblado de una cantidad variada de hongos, ácaros y bacterias que probablemente, pueden derivar en enfermedades respiratorias como asma o alergia.

 

¿Cómo prevengo las humedades en verano?

Aunque los estudios afirman que este año las vacaciones serán más austeras y nacionales, las segundas residencias y las pequeñas escapadas seguirán siendo una opción muy válida. Marcharse del hogar durante una o dos semanas, o llegar a la segunda vivienda para pasar ese mismo tiempo, puede convertirse en una buena oportunidad para revisar la protección contra las humedades.

Antes de marcharse de vacaciones deberíamos:

  • Revisar que no dejamos comida a punto de caducar en el frigorífico.
  • No olvidarse de la basura.
  • Revisar altos de armarios, despensas y habitaciones vacías.
  • Un vistazo de control en garajes y trasteros.
  • Dejar persianas bajadas y, si es posible algún punto de ventilación.

Y en segundas viviendas deberíamos

  • Comprobar el estado de los suministros y las tuberías de fontanería.
  • Localizar malos olores y habitaciones frías.
  • Revisar posible humedad en textiles del hogar.
  • Revisar garajes, sótanos y trasteros.

¿Es buen momento para tratar la humedad?

Entonces, ¿No nos deja respirar (nunca mejor dicho), la humedad ni cuando el calor “aprieta“?.

Pues en este caso, no. Pero hay una buena noticia, en verano es una de las mejores épocas para llevar a cabo todos los tratamientos necesarios con el fin de erradicar de una manera definitiva y total nuestros problemas derivados de la humedad.

Y además, y siempre mirándolo con perspectiva a largo plazo, el ahorro puede ser considerable.

Las inversiones que realizaremos en verano para eliminar nuestros problemas de humedad, volverán en modo de ahorros en las facturas de calefacción en invierno. Es fácil, cuanto más húmedo es el aire dentro de nuestros hogares, más potencia es necesaria para alentar nuestra casa.

Tratar las humedades en verano nos permitirá acondicionar nuestra vivienda antes de la época fría, lo que puede suponer la diferencia entre un invierno sufriendo por su culpa o un invierno sin problemas en este aspecto. Atajaremos cualquier posible aparición de moho en las paredes y techos, así como los problemas de salud que traen consigo, antes de que sea demasiado tarde. ¡Contacta con nosotros y solicita tu diagnóstico gratuíto!

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    Un estudio realizado por la Escuela de Arquitectura Mackintosh, en Escocia, ha revelado que muchos de las casas analizadas presentaban altos niveles de humedad. La tercera parte de esta humedad era causada por el secado de ropa lavada en tendederos interiores.

    Con la llegada del otoño bajan las temperaturas, comienzan las lluvias y los niveles de humedad se incrementan.

    En plena época de exámenes, cuando muchos estarán entre libros y apuntes en el silencio de la biblioteca puede salir a relucir un efecto de la humedad que, aunque a algunos les pueda resultar romántico, hace molesto el estudio y la lectura. Se trata del olor a humedad de las páginas y, en otros casos también, del apulgarado de […]

     ¿Hablamos?