Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

¿Sabías que la humedad puede estropear los cuadros?

Las colas para entrar en el Museo del Prado se hacen más largas estos días. Las obras que Velázquez pintó para Felipe IV vuelven a casa y, según los tiempos de espera, nadie quiere perderse la oportunidad de contemplar, por primera vez en España, a la familia de El Grande, el rey de la dinastía de los Austrias que más tiempo permaneció en el trono español, retratada por nuestro artista barroco más universal, autor de uno de los lienzos más comentados y estudiados de la historia del arte, Las Meninas. La exposición la componen cinco obras del pintor sevillano, trasladadas desde el Kunst Historisches Museum de Viena entre un gran dispositivo de seguridad y envueltas en ropajes para asegurar su conservación.

keywordsprincipal

¿Nunca os habéis preguntado cómo las obras de arte viajan de un sitio a otro a lo largo de decenas de años, incluso centenas, sin envejecer? Ni una arruga, ni una mancha, ninguna esquina del lienzo levantada… Ya quisiéramos muchas personas poder aguantar el paso de los años con la misma facilidad. Aunque la mayoría nos conformaríamos con saber de qué forma podemos evitar que los cuadros que cuelgan en las paredes de nuestra casa se estropeen. Probablemente no tengan el valor histórico de los velázquez, aunque quizá el sentimental es superior, por lo que quisiéramos conservarlo como si de Las Meninas se tratara, para no tener que descolgarlo nunca del lugar privilegiado que ocupa en la morada que hemos ido decorando a medida.

El origen de que un cuadro de nuestra casa tenga que pasar por el taller puede estar en un problema de humedad en los muros de la vivienda. No hace falta que le caiga un vaso de agua encima, basta con que la pared sobre la que está prendido esté mojada en su interior para que el lienzo absorba el exceso de humedad, que se traduce, por ejemplo, en manchas en la pintura. Y del mismo modo que no es un vaso derramado lo que estropea los cuadros, tampoco es esa la causa de que el agua fluya por las paredes.

keywords.principal

Como bien nos explican desde Murprotec a través de la imagen anterior, la culpa de todo esto la tiene el terreno sobre el que se asienta la edificación. Resulta que cuando los cimientos y los muros de alguna construcción no están aislados, el agua de la tierra asciende a través de las paredes por capilaridad. Un agua que se traduce en exceso de humedad estructural y que alcanza todo lo que coge a su paso, como es el caso de los elementos decorativos que colgamos en la pared. Así pues, una vez más, la solución al problema, o la prevención del mismo, pasa por un control del nivel de humedad con el que convivimos.

Por cierto, la exposición Velázquez y la familia de Alfonso IV podrá visitarse en el Museo del Prado hasta el próximo febrero. Además, para los que ya estén ahorrando para los regalos navideños, a partir de las seis, las visitas al museo son gratuitas.

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    A estas alturas nadie se sorprenderá al ver obras de arte dañadas por la humedad. En las visitas a los museos, cuentan los guías los procesos de restauración milimétricos e infinitos a los que muchas de las pinturas expuestas han debido someterse. No es de extrañar; los almacenes de los museos más renombrados del mundo están […]

    Según las últimas noticias sobre las humedades en los edificios, hemos podido saber que  estos problemas siguen siendo una asignatura pendiente para quienes deben encargarse de solucionarlos en muchos puntos de España. Los colegios y las residencias, por ejemplo, ya sean estas últimas de ancianos, estudiantes o de personas con discapacidad, no pueden permitirse tener […]

    “En los refugios de Langle no funciona ninguna pantalla explicativa y sobreviven dos de los tres espacios museográficos. Los técnicos municipales han encontrado a la culpable del deterioro progresivo de los Refugios de la Guerra Civil, uno de los reclamos turísticos más interesantes de la capital, pero donde ya no funcionan ninguna de las pantallas explicativas que sirven de hilo conductor a las visitas (…).

     ¿Hablamos?