Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

Muros de piedra en la rehabilitación de viviendas

La humedad por capilaridad es una de las patologías estructurales que más frecuentemente afectan a las edificaciones. Este problema tiene consecuencias especialmente en las plantas bajas y subterráneas de las construcciones; además, se trata de un tema que suele dañar a los muros de piedra, convirtiéndose éste en el talón de Aquiles de las rehabilitaciones de viviendas.

Este tipo de humedades estructurales proceden de la tierra. El terreno sobre el que está construido la vivienda contiene agua –un fenómeno lógico si reparamos en la existe vegetación en los alrededores, la concentración de agua de la lluvia, del rocío o de la niebla-. De ahí que si los cimientos y muros del edificio no están aislados adecuadamente la humedad pase a su estructura, penetrando a través de ella, debilitando los muros de piedra, en este caso, y provocando otras consecuencias.

Muros de piedra en la rehabilitación de viviendas

No se trata de un problema complicado de resolver, siempre y cuando el diagnóstico sea acertado y tanto éste como la aplicación del tratamiento se lleve a cargo de profesionales del sector antihumedad. Suele pasar, más de lo que debiera, que muchas veces quienes se encargan de la rehabilitación de viviendas no son profesionales de la humedad estructural, por lo que llevan a cabo sus reparaciones sin tener en cuenta que el agua contenida en el terreno asciende hasta tocar y atentar contra los cimientos y muros de piedra de la edificación; es decir, sin tener el cuenta el origen real del problema.

Ni el origen ni la procedencia de una de las consecuencias más habituales de la humedad capilaridad en los muros de piedras: la aparición de manchas blancas, procedentes de la solidificación de las sales solubles, muy abundantes en este tipo de materiales rocosos Asimismo, otra de las particularidades en los muros de piedra es la erosión. Esta consecuencia es provocada en el interior de la construcción por lo que hace que la capa de material que está por encima de las sales ya solidificadas se desquebraje en láminas.

Como se ha dicho anteriormente, las plantas bajas y los sótanos suelen ser los espacios más afectados por humedades, ya que están en contacto con el terreno. Por ello, hay que tratar de erradicarlo lo antes posible, porque pueden provocar daños irreversibles. Murprotec cuenta con los tratamientos adecuados para que la piedra mantenga su aspecto y propiedad íntegramente. Estos tratamientos no sólo permitirán la supervivencia de los muros de piedra, sino que permitirán que tu casa esté protegida durante muchos años, y por tanto, disfrutar sin lugar a dudas, de la ilusión de tener la casa de tus sueños.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    ventiladores respiraderos humedades

    Ventiladores y respiraderos se han usado tradicionalmente como métodos para intentar combatir las humedades, pero nunca han logrado acabar con ellas de raíz. Sí, son métodos que requieren una instalación mucho menor que otras intervenciones pero… ¿solucionan los problemas que tenemos con las humedades? No, nunca lo han hecho y nunca lo harán. Sigue leyendo […]

    La humedad en los armarios es más común de lo que nos gustaría. Los muebles empotrados en las paredes es el blanco perfecto para que las humedades actúen, estropeando la ropa guardada en ellos y deteriorando los marcos y puertas. Además, los problemas de humedad en estos lugares de la vivienda pueden provocar mal olor […]

    Estos días los medios locales de la Comunidad Valenciana se han hecho eco del problema de humedad que sufren los pórticos del Paseo Marítimo de Valencia. Según los diarios, el Ayuntamiento no tiene más remedio que demolerlos para poder acabar con las patologías detectadas y arreglar aquellas que aún pueden salvarse. El derribo controlado se […]

     ¿Hablamos?