Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

Las humedades y la capacidad de carga

Vernos en la situación de dar una capa de pintura después de que las humedades nos hayan hecho quitar el revestimiento de alguna pared o limpiar las manchas negras de los baños son las cosas menos importantes con las que nos podemos encontrar por el efecto de las humedades en nuestras casas.

Y es que da igual tipo de humedad que suframos: condensación, capilaridad o filtración, la humedad que afecta a la estructura de nuestra vivienda no solo causa esos trastornos a nivel estético (visualmente los primeros que encontramos), sino que, puede tener consecuencias muy dañinas y deteriorar gravemente las construcciones si no se detectan a tiempo.

humedades estructurales

Un problema de humedad por capilaridad o filtración lateral hace que el agua acumulada en la tierra penetre en las estructuras, a través de los cimientos (que no están correctamente aislados).

La realidad es que un muro de carga con humedad puede perder gran parte de su capacidad de carga, ya que se debilita la fuerza de cohesión de los elementos y materiales que constituyen dicho muro.

Además, el contacto de esta superficie mojada con el aire hace que se produzca la oxidación de la pared, pudiendo llegar a ser un problema muy grave. En estos casos extremos –en los que la estructura dañada por las humedades no soporta la totalidad del peso de la carga–, se puede llegar a un colapso estructural.

Las humedades son capaces de reducir la capacidad de carga de los muros y cimientos de las casas hasta un 50 por ciento, pudiendo poner en peligro la solidez estructural de la vivienda.

La importancia del tratamiento de las humedades estructurales radica en las consecuencias, muchas veces desconocidas, que tiene para la vida de las personas y de los edificios.

Otro efecto importante es el que tiene que ver con el consumo energético de los aparatos de calefacción: con la humedad en el hogar, éste se dispara.

La salud también es una de las consecuencias más importantes que nos concierne directamente: la humedad afecta a todos los habitantes de la casa, pudiendo llegar a provocar problemas respiratorios, alérgicos, dolores musculares e incluso enfermedades pulmonares. La humedad en las paredes es, además, el hábitat perfecto para el desarrollo de ácaros, hongos y bacterias.

Para frenar a tiempo los efectos de las humedades estructurales y evitar perjuicios importantes, siempre recomendamos llamar a los expertos en la materia ante el primer síntoma para que puedan diagnosticar su origen y ponerle tratamiento el tratamiento más efectivo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    Ácaros del polvo

    Son tan diminutos que resultan inapreciables a simple vista, pero están presentes en nuestro día a día. Los ácaros del polvo, de apenas unos milímetros de largo, comparten su vida con nosotros y habitan en nuestras casas, en nuestros colchones, en las almohadas y en los sofás, en las moquetas, en la ropa y en […]

    El periodo de lluvias ha dejado ríos, embalses y lagos llenos de agua, sin embargo, no benefician tanto a las viviendas. Los muros de los edificios absorben el agua acumulada en el subsuelo, lo que produce salitre, moho en las paredes, en definitiva humedad que si no se acate de manera rápida y eficiente puede […]

    humedades en paredes

    Los problemas de humedad estructural que sufren muchas edificaciones en Madrid son por el efecto de la capilaridad. Y es que, debido al nivel agua acumulada en el terreno de la capital y el tipo de material con el que están construidos sus viviendas y edificios, la humedad impregna cimientos y muros alcanzando el interior […]

     ¿Hablamos?