Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

¿La humedad pone en riesgo la seguridad alimentaria?

El exceso de humedad que provocan los llamados fenómenos de condensación puede irrumpir en las cocinas y despensas dañando los alimentos. Según la publicación digital Eroski Consumer, la condensación puede convertirse en un problema de seguridad alimentaria, ya que altos niveles de humedad ambiental favorece la aparición y proliferación de bacterias que pueden acabar dañando los alimentos. La luz, la temperatura, el oxígeno y la humedad son los factores que intervienen en la correcta o no conservación de los productos alimentarios. De ahí que si alguno de los elementos es insuficiente o se halla en exceso, el ambiente se convierte de lo más atractivo para que organismos como los hongos se alojen en él y se expandan, en este caso, por la despensa y lo que en ella se tenga.

image006

Es difícil evitar la condensación en los hogares,  ya que la actividad diaria genera estos fenómenos que aumentan la concentración de agua en el aire y, como consecuencia, la presencia de microorganismos como el moho; no sólo en las esquinas de las paredes y techos del baño o la cocina, sino en el interior de envases de alimentos o en el pan, queso y demás productos.  Las duchas, lavadoras y secadores y el propio hecho de cocinar dan lugar a la condensación; o, lo que es lo mismo, a un problema de humedad. Pero no sólo eso, esa misma humedad también puede influir en la apariencia, textura y sabor de los alimentos.

En los productos frescos, por ejemplo, como frutas y verduras, la cantidad de agua que contienen puede alcanzar el 90%; hecho determinante para que estos alimentos se estropeen si su conservación no es la adecuada. Por lo tanto, la humedad se convierte en un factor de riesgo, al crear el lugar propicio para que las bacterias y moho se multipliquen en la despensa. Pero, ¿cómo evitar que el exceso de humedad afecte a los alimentos? Uno de los trucos es evitar los cambios bruscos de temperatura, sobre todo la conservación a temperaturas muy bajas, ya que el agua superficial sobrante sirve de vehículo a los microorganismos a través de las grietas o roturas en los productos.

Aunque como ya se sabe, la presencia de moho no sólo afecta a los alimentos, sino que desde la salud de las personas con enfermedades respiratorias hasta la estética de las paredes, por las manchas negras o los desconchones, son consecuencias nefastas de los problemas de humedad en el hogar. De ahí que la solución más eficaz a todos estos problemas sea colocar un aparato capaz de renovar y eliminar la contaminación del aire de toda la vivienda. De esto en Murprotec saben mucho. Ya son muchos quienes han comprobado la eficacia de sus centrales de tratamiento de aire (CTA), capaces de acabar con los problemas de humedad en las habitaciones.

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    taparlashumedades

    Estamos cansados de esa mancha negra en la pared. Hemos intentado muchos remedios caseros, desde limpiarla con estropajos y productos de limpieza hasta pintar encima. Pero siempre vuelve. Hasta que escuchamos una solución que nos puede solucionar esta papeleta en unos momentos desesperados. ¿Por qué no tapas el problema con unos azulejos o incluso con […]

    En otras ocasiones hemos hablado de la humedad relativa, y ahora que llega el invierno, es importante saber cuál es el nivel ideal para evitar problemas en casa, pero, ¿sabes de qué hablamos realmente? Tal vez te preguntes si es diferente a la que hay en otras estaciones del año Pues sí, la tasa de humedad […]

    La humedad penetra en los cimientos y muros de los edificios, no sólo pudiendo dar lugar a la aparición de malos olores, manchas negras en las paredes o el deterioro de la solidez y la estabilidad de la estructura de la construcción; sino que una vivienda con exceso de humedad ambiental también puede favorecer la proliferación de microorganismos, como el moho o los ácaros, e insectos, como los mosquitos o el lepisma, pues muchos de ellos necesitan un ambiente húmedo para poder desarrollarse.

     ¿Hablamos?