Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Humedades en monumentos: nada escapa a la humedad

Inicio / Blog / Humedades en monumentos: nada escapa a la humedad
Publicado por
en Blog, Humedades
Foto: el Siglo de Durango

Foto: el Siglo de Durango

Ya sabemos que las humedades son mucho más peligrosas de lo que pensamos, pues pueden poner en serio peligro las estructuras de los edificios, sin contar los innumerables agentes patógenos que pueden activar en la aparición de alergias, enfermedades respiratorias.

Como ves, la humedad es muchísimo más que simplemente una mancha fea en la pared

 

Es posible que no seas capaz de determinar si ves una mancha, si tienes o no, un problema de humedades, pero no te preocupes, que para eso puedes solicitar de forma gratuita nuestro diagnóstico online, que realizará uno de nuestros profesionales de forma gratuita para ti si rellenas este formulario.

Pero la humedad no solamente afecta a nuestras casas y garajes

 

Por desgracia, la humedad puede aparecer en cualquier lugar, ya sea tu casa, un garaje o una oficina. En estos espacios es muy preocupante por la gran cantidad de efectos negativos que puede tener, pero, si hablamos ya de otro tipo de edificaciones, el problema puede ser mucho peor.

En monumentos y edificios históricos el daño que puede generar la humedad, además de lo anteriormente mencionado, es de incalculable valor. Tener un problema de humedades en un Monasterio del siglo XII puede provocar daños irreparables en un patrimonio histórico.

¿Qué efectos puede tener la humedad en un edificio histórico?

 

Los daños que puede provocar esta patología constructiva puede ser de incalculable valor:

  • Si se trata de un suelo especialmente húmedo (aunque esto puede pasar sin que lo sea), la humedad puede subir a las paredes, dañando los revestimientos del exterior. El interior también puede verse seriamente afectado, pudiendo presentar grietas en la pared, caída de azulejos, daños en las escayolas, o goteras. Al margen de lo puramente estético, pueden aparecer bacterias, moho y malos olores provocados por la podredumbre de los materiales.
  • La fachada también se verá muy afectada por sus efectos. Algunas consecuencias pueden ser manchas y aparición de salitre, así como desprendimientos o roturas. La capilaridad podría causar estragos si el material es poroso o no cuenta con la impermeabilización adecuada.
  • Pérdida de un patrimonio histórico que en muchos casos no se puede recuperar: en muchos casos la humedad puede afectar a artesonados y pinturas, a paredes… y en muchos casos son pérdidas inmateriales que son imposibles de recuperar.

Lo mejor es actuar con cabeza

 

En los casos en los que se detecte humedades en algún monumento o edificio histórico, lo mejor es contactar cuanto antes con profesionales con una dilatada experiencia que puedan aplicar los mejores tratamientos.

 

Entradas relacionadas