Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

El frío y la humedad no son lo mismo

Inicio / Blog / El frío y la humedad no son lo mismo
Publicado por
en Blog, Humedades

Frío y humedad

 

Ahora que el otoño, los días nublados y la lluvia está a la vuelta de la esquina, es muy habitual que se comience a cometer un error: confundir la bajada de temperatura y la frecuencia de lluvias con el aumento de la humedad.

La relación entre ambas no es tan clara como pueda parecer a simple vista.

Aunque es cierto que sí que aumentará la humedad en el aire, la relación con la humedad y la lluvia dentro de tu hogar no es tan directa. Después de todo, lluvia y humedad no son lo mismo, a pesar de que en nuestra mente las equiparemos con mucha facilidad.

Del mismo modo, tampoco es lo mismo la humedad del aire exterior que la que afecta a los edificios: la humedad estructural.

Como descubrirás a continuación, el verdadero riesgo de humedades para tu hogar no vendrá de la lluvia, sino del suelo.

Si quieres saber por qué, tan solo sigue leyendo.

 

Humedad y Frío: dos elementos que condicionan la salud de tu vivienda y la de tus seres queridos

 

Nunca hay que subestimar los problemas de humedades.

La humedad daña la estructura de la casa:

  • Penetra desde sus cimientos hasta sus muros.
  • Arrasa cualquier elemento que se encuentre a su paso.

Y no tiene nada que ver con la lluvia.

Esta es una de las claves más importantes que hay que tener en cuenta:

El agua que genera el aumento de la humedad en las viviendas no cae del cielo, sino que proviene de la tierra.

Muchas veces se toman decisiones relacionadas con la humedad de nuestro hogar pensando que son consecuencia de las lluvias… pero estaríamos equivocados.

Como sabes, la única manera real de acabar con un problema de humedad es identificar su origen y ponerle remedio.

Si tienes la sensación de que sufres un problema de humedades en casa, lo mejor es que solicites tu diagnóstico online gratuito e identifiques cuál es la manera más efectiva de deshacerte del problema.

 

Consecuencias de la humedad estructural: ¿a qué te estás enfrentando?

 

Como sabes, la humedad estructural puede conllevar consecuencias muy dañinas tanto para los edificios, como para las personas de su interior.

Cada caso es un mundo y en algunas viviendas se dan efectos de lo más rocambolescos. No obstante, los habituales son los siguientes.

  • Caída de la pintura de las paredes.
  • Permanencia constante de vaho en los cristales.
  • Deterioro de suelos de parqué.
  • Agravaciones de alergias.

También tiene consecuencias para el bolsillo como consecuencia del aumento de gasto en calefacción del que te hablaremos en el próximo apartado.

 

Las humedades aumentan la sensación de frío en el hogar

 

Más allá de todo lo que te hemos contado en el apartado anterior, las humedades todavía tienen más efectos durante esta época de frío.

Las humedades crean corrientes de aire frío que hacen mucho más difícil mantener la temperatura del hogar.

La consecuencia es evidente, ¿verdad?

Si quieres pasar las épocas de bajas temperaturas con una sensación de bienestar, tendrás que gastar más dinero en calefacción.

Además, el verdadero problema es que será una situación que se agravará con el paso del tiempo y que llevará a que cada vez el gasto energético sea superior.

 

La clave está en la humedad relativa

 

Cuando hablamos de la sensación de confort que puedes tener en tu hogar, casi siempre nos referimos a las temperaturas.

Sin embargo, no se trata del único condicionante importante que tienes que tener en cuenta a la hora de trabajar en ello.

Aunque no se le preste prácticamente atención, la cantidad de vapor de agua que haya en el aire será igual de importante como el grado de las temperaturas.

Por lo tanto, si tu objetivo es aumentar la sensación de bienestar en el hogar, necesitarás controlar la cantidad de humedad relativa que haya.

Así que la pregunta del millón es: ¿cuál es la humedad relativa ideal para un hogar?

Cuando hablamos de confort en el hogar, casi siempre nos referimos a las temperaturas. Pero la cantidad de vapor de agua que hay en el aire es prácticamente igual de importante.

Así que la pregunta es: ¿cuáles son los baremos aceptables en la humedad relativa de tu hogar?

  • Durante los meses de invierno, lo ideal es que se sitúe entre un 40 y un 50 %.
  • Durante los meses de verano, la mejor situación es que oscile entre un 45 y un 60 %.

¿Sabes en cuánto está ahora mismo en tu hogar?

 

Claves para controlar la humedad relativa en el hogar

 

¿Cómo puedes controlar la humedad relativa en tu hogar?

  • Abre las ventanas en casa si no cuentas con un sistema de ventilación. Aunque en invierno sea un tema que no apetezca demasiado, es vital para eliminar la humedad.
  • No cubras las zonas afectadas por la humedad. Deja que se aireen y respiren.
  • Evita tender la ropa dentro de casa. Aunque sea invierno, el agua de la misma aumenta la humedad.
  • Instala un sistema de ventilación automático. En Murprotec ponemos a tu disposición una Central del Tratamiento del Aire que te ayudará a cuidar la calidad del aire que respiran las personas que quieres en tu hogar.

 

¿Mi problema son las humedades o es una falsa alarma?

 

Una de las complicaciones más grandes es saber si el problema que estamos padeciendo es consecuencia de humedades estructurales.

Como siempre solemos decir, si tenemos síntomas de humedades es vital identificar pronto el problema para poder actuar en consecuencia.

Por ello ponemos a tu disposición un diagnóstico online y gratuito con el que descubrirás qué está causando la humedad y cuál es la mejor manera de ponerle remedio.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas