Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

¿Cuánta humedad debe haber en el hogar?

Mucho hablamos aquí acerca de la humedad, de los daños colaterales que acarrea, de cómo conocer su origen y, sobre todo, de qué hay que hacer para acabar con ella. Sin embargo, más de uno se estará preguntando cuál es el nivel de humedad adecuado con el que podemos, y debemos, convivir sin que nos provoque inconvenientes en el día a día, tanto en la salud como en lo que a la edificación se refiere.

Aunque, mejor antes, explicaremos qué es la humedad. Es muy sencillo, este factor ambiental no es más que la cantidad de agua que hay en el aire. Ahora bien, más complicados son los efectos que tiene esta agua contenida en el aire que respiramos –que afecta tanto a las personas que respiran ese aire como la estructura que está en contacto con él- cuanto más elevado es el porcentaje de humedad en el interior.

image001

En este sentido, la Agencia de Protección Ambiental estadounidense indica que el porcentaje óptimo de humedad en una vivienda o cualquier edificio oscila entre el 30 y el 50 por ciento. Pero, ¿cómo averiguamos ese porcentaje? Es necesario llevar a cabo un monitorio para el que podemos utilizar un higrómetro portátil. Esta herramienta puede adquirirse en cualquier ferretería y su uso es bien sencillo; basta pasar de una habitación a otra fijándonos en los niveles que marca el aparato. Así, por ejemplo, si registramos un nivel de humedad alto en el interior del hogar sólo hará falta abrir alguna ventana para que entre aire del exterior y así calibrar los porcentajes.

No obstante, el truco de ventilar sólo es útil en aquellos casos en los que la humedad haya ascendido o disminuido moderadamente en momentos concretos. En aquellos casos en los que síntomas como vaho continuo, mal olor o aparición de moho son constantes no vale con abrir las ventanas. En estos casos, en los que también puedes estar en peligro los materiales con los que se ha construido la casa, el mobiliario y hasta la salud de sus habitantes hay que ir más allá. De este modo, aunque dispongamos de un higrómetro, tendríamos que contar además con el diagnóstico de profesionales en la materia. Uno de los pasos más importantes, por no decir el que más, para eliminar una cantidad elevada de agua en el aire es el correcto diagnóstico, ya que en base a él se procederá a aplicar el tratamiento.

Una vez más, dudar de si el problema con el que convivimos es grave o no es normal, pero para dilucidar qué pasa en nuestra casa hay que llamar a Murprotec, que nunca tienen dudas en lo que a humedad respecta. La experiencia es un grado y en Murprotec tenemos más de 50.

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    La humedad estructural puede poner en peligro a las construcciones. Este tipo de humedades pueden llegar a debilitar los cimientos y muros poniendo en riesgo la conservación de edificios y monumentos emblemáticos de nuestras ciudades, como es el caso de la ciudadrealeña Puerta de Toledo, atacada por la humedad y las enfermedades de la piedra. Pero no solo la estructura puede verse dañada por las humedades, su aspecto estético también puede deteriorarse debido a las manchas que a menudo aparecen como síntoma de la existencia de humedad estructural.

    humedades

    Las humedades pueden afectar a muchas áreas de nuestro día a día, más allá de la estructura de nuestra vivienda. Las consecuencias que las humedades pueden causar en la estructura de nuestra vivienda es uno de los objetivos principales de nuestros esfuerzos para evitar que ese daño nos suponga un problema económico o de salud […]

    Las ciudades lucen mejor con amplias zonas verdes. Las avenidas parecen más amplias y respiran mejor cuanto más árboles y arbustos las ocupan. Al menos, eso parece; o, al menos, eso nos han hecho creer hasta ahora: los bosques son el pulmón de los países, los parques de las ciudades. La naturaleza, aunque inmersa en […]

     ¿Hablamos?