Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

Cómo medir la calidad del aire dentro de tu hogar

Mala calidad del aire

 

¿Alguna vez te has preguntado qué es exactamente la calidad del aire?

Te lo preguntamos con todo el sentido del mundo porque a veces usamos expresiones muy genéricas, que no son tan precisas como nos gustaría.

Por eso en este post queremos concretar un poco más y, además, ayudarte a medir la calidad del aire por ti mismo.

 

¿Qué es la calidad del aire?

 

El aire está en todas partes, pero no siempre es igual de bueno. Aunque esto no hace falta que te lo contemos. Lo más habitual es que la calidad del aire en el exterior siempre sea buena. Después de todo, se está renovando constantemente.

Sin embargo, el verdadero problema está en los interiores; gimnasios, oficinas, locales, viviendas, colegios… donde algunos parámetros como temperatura, humedad, o concentración de dióxido de carbono pueden alcanzar niveles nocivos para la salud.

En muchas ocasiones, la capacidad que tienen los espacios cerrados para renovar el aire es muy limitada y esto puede reducir de forma drástica su calidad. Además, en un contexto tan complejo como es este en el que nos encontramos ahora, se trata de algo vital para prevenir contagios.

 

¿Por qué disminuye la calidad del aire?

 

Como te puedes imaginar, no hay un factor que marque una diferencia abismal, sino una serie de elementos que se repiten en el tiempo y que acaban produciendo un efecto mucho más grande.

Por eso es muy importante que tengas una noción generalizada de esta situación y que de esta manera los evites siempre que puedas.

Ya sabes que no hay solución que salga más barata para tu salud y para tu cartera que la prevención. El problema es que muchas veces no nos ponemos en marcha hasta que le vemos las orejas al lobo.

  • El humo del tabaco puede causar y agravar problemas respiratorios. Irrita los ojos y es el causante de dolores de cabeza, tos, molestias de garganta y cáncer de pulmón.
  • Los alérgenos también causan problemas en las enfermedades respiratorias y provocan tos, opresión torácica, irritación ocular y erupciones cutáneas.
  • El monóxido de carbono y dióxido de nitrógeno puede ser mortal en dosis altas, y provocar dolores de cabeza, mareos y náuseas, además de irritación de ojos y garganta, sofocos e infecciones respiratorias.
  • La humedad es uno de los motivos más graves ya que cientos de bacterias, hongos y mohos crecen en tu hogar. Su exposición puede causar diferentes problemas.
  • Las sustancias químicas nocivas y sintéticas que se utilizan en productos de limpieza, alfombras y otros menajes pueden perjudicar el hígado, los riñones, el sistema nervioso, provocar cáncer, dolor de cabeza y náuseas e irritar los ojos, la nariz y la garganta.
  • El radón es este gas radiactivo que puede ser perjudicial para tus pulmones y provocar cáncer en este mismo órgano.

 

Los principales problemas de una mala calidad del aire

 

  • La humedad y la calidad del aire provocan un aumento de dolor en las personas con enfermedades reumáticas, afectando a los músculos, huesos y articulaciones.
  • La exposición a la humedad, los ácaros del polvo y los alérgenos fúngicos son una de las principales causas del asma. Por lo que revisar la infraestructura del hogar es esencial para tratar de evitarla.
  • En las casas cerradas donde hay acumulación de ácaros, alérgenos o humedades es más frecuente encontrar a personas que sufran alergias, rinitis y dermatitis.
  • El humo de los cigarros y el aire contaminado pueden irritar e inflamar los pulmones y los conductos nasales creando sinusitis e infecciones pulmonares como la bronquitis.
  • Incluso, la mala calidad del aire puede llevar a enfermedades por infección en la tráquea, los pulmones, los bronquios, los bronquiolos y los alvéolos.

 

Cómo medir la calidad del aire interior

 

Ahora que ya sabes todo lo que puede ocurrir si tienes una mala calidad del aire, ya estás preparado para conocer el siguiente paso; cómo medir la calidad del aire en tu hogar.

Porque no hay nada peor que el desconocimiento, así podrás cuidar tu entorno y mejorarlo si hiciera falta.

Hoy en día puedes encontrar unos cuantos dispositivos con los que es posible monitorizar en tiempo real y de manera continua las condiciones de la calidad del aire de tu casa. En Murprotec hemos desarrollado la Central de Tratamiento de Aire que asegura su calidad en cualquier espacio cerrado gracias a nuestra experiencia, tecnología y conocimiento.

Este dispositivo de tecnología punta te permite unir resultados y gestión de todos los parámetros de control: temperatura, CO2, calidad del aire y humedad.

Se trata de un sistema de ventilación que aspira el aire del exterior, lo filtra y lo insufla de nuevo en el interior asegurando una continua renovación del aire favoreciendo la eliminación de virus y bacterias que pueda haber en el ambiente.

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    La humedad por infiltración y capilaridad llega a los cimientos y muros de los edificios desde la tierra. Es decir, es el agua del terreno que rodea a la vivienda la que penetra desde el subsuelo hasta las paredes de la casa. Si se trata de un problema de infiltración, la humedad que alcanza a la construcción […]

    La cigüeña. Un animal tan emblemático como parte del acervo popular, ha sido el causante de una situación tan curiosa como problemática para el párroco de la iglesia de la localidad. El nido del ave, apuntalado en lo alto de la torre, había propiciado la aparición de humedades y daños estructurales al templo. Hecho que […]

    humedades embarazo

    El embarazo y las humedades no se llevan bien. Los problemas de humedades son muy graves y pueden causar problemas médicos a cualquier persona, pero las mujeres embarazadas son las que tienen más papeletas de sufrirlos. Si a ello añadimos la posibilidad de que el bebé que está esperando se vea afectado por ello, no […]

     ¿Hablamos?