Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

Problemas de humedades en áticos y buhardillas

Habitualmente, asociamos los problemas de humedades a espacios oscuros y cerrados que se encuentran a ras de suelo, o tal vez por debajo del nivel de la calle, como sótanos, bodegas o garajes. Sin embargo, todas las partes de un edificio son propensas a padecer problemas de humedades, ya sean de un tipo u otro. Los áticos y las buhardillas, ya sean habitables o para almacenar objetos en ellas, padecen humedades que pueden aparecer en cualquier momento. humedades-aticos-buhardillas Si estamos hablando de un ático o una buhardilla de dimensiones reducidas, todos los problemas que traen las humedades van a potenciarse por el simple hecho de que no vamos a poder escapar de ellas. Vivir en un moderno loft puede ser maravilloso, pero si la cocina genera problemas de humedades nos vamos a encontrar con que estamos durmiendo en el mismo sitio donde el moho y los hongos se están reproduciendo. No queremos eso, porque como sabemos, los hongos, el moho y sus esporas son capaces de incidir de forma negativa en nuestra salud, especialmente la respiratoria. Viviendo en un ático o teniendo en casa una buhardilla con problemas de humedades, vamos a estar expuestos a los problemas que generan todo el tiempo. Los ácaros del polvo empiezan a aparecer en mayor cantidad, lo que también es un efecto secundario no deseado de padecer humedades. Acabar con ellas es una cuestión de salud, y cuando antes lo hagamos mejor, pues de este modo también ahorraremos dinero. Del mismo modo, las humedades en pisos altos van a afectar a los muebles y objetos que tengamos con especial fuerza. Armarios, cortinas, colchones, espejos… todos estos enseres van a verse afectados por la aparición de problemas de humedades en una buhardilla o ático. Ordenadores portátiles, teléfonos móviles, televisores… protegerlos es nuestro deber, pues es posible que acaben afectados por ellas y al final nos vamos a encontrar con desembolsos de dinero que no esperábamos y que van a ser mucho más dolorosos que si ponemos fin a la acción del agua desde el primer momento. Si la buhardilla que tenemos la utilizamos como almacén, es posible que no prestemos atención a las condiciones de almacenaje y que, un mal día, cuando vayamos a intentar recuperar algo, nos encontremos con el papelón

Cómo tratar las humedades en áticos y buhardillas

Habitualmente, se suelen recomendar distintos tratamientos para hacer frente a las humedades, también las que se crean en áticos y buhardillas, pero la mayoría de ellos son inefectivos. Los deshumidificadores no funcionan y las bolas antihumedad solo van a hacernos perder el tiempo, como tampoco van a resolvernos la papeleta los distintos remedios caseros que pueden encontrarse en listas de internet. Saber que no debemos intentar arreglar las humedades nosotros mismos va a ahorrarnos tiempo y dinero, además de posibles enfermedades por exposición al moho, los ácaros y los hongos al intentar limpiarlo sin lograrlo. Confiar en profesionales de las humedades es la verdadera solución a este problema, ya que conseguirán identificar el verdadero problema para darnos un diagnóstico acertado.

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    La llegada del coronavirus ha supuesto un cambio de paradigma en el día a día. Muchas costumbres y hábitos se tendrán que adaptar a la presencia de una nueva, e importante, amenaza, y la nueva normalidad, que ya empieza a imponerse en casi toda Europa, será un punto de inflexión. Nuevas soluciones, viejos enemigos Dentro […]

    humedades patrimonio

    En los meses de frío, lluvia y humedad, las labores de manteniendo y conservación de los edificios de las ciudades hay que incrementarlas. No es raro encontrar partes de la construcción, tanto en el exterior como en el interior, con signos de humedad. Desde la aparición de moho en fachadas y esquinas de muros y […]

    Los ruidos de la maquinaria, los golpes, el polvo y la suciedad que se genera son, entre otras cosas, lo que peor llevamos cuando en la calle, en nuestra comunidad o algún vecino en particular se pone a hacer obras. No podemos hacer nada para evitarlo y además tenemos que aguantar porque si somos nosotros […]

     ¿Hablamos?