Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

Invertir en humedades. Mal negocio

¿Estás pensando en comprar una nueva casa o invertir tus ahorros en una segunda vivienda para vender?

En ambos casos las humedades deberían estar en tu lista de preocupaciones.

Aunque se estima que la economía española crezca en torno a un 2,3% este año, el consejo de Notariado ha declarado que el pasado Junio la compraventa de inmuebles cayó un 19%.

El alquiler y la venta de casas en España siempre ha sido una de las principales opciones de inversión. Parece que el alquiler está en una situación un poco compleja, sobre todo en grandes ciudades, pero el portal casaktua.com sigue considerando que invertir en la compraventa sigue teniendo una rentabilidad de entre el 4 y el 7,5%.

¿Y qué hago con las humedades?

Tanto si compras tu primera vivienda, como si estás pensando en invertir, deberías detectar cómo de protegido está el inmueble contra las humedades.

Encontrarse con un problema de humedades en una vivienda, no solo influye en su precio y en la eficiencia energética. Puede suponer un riesgo para la integridad del edificio y la seguridad de las personas.

¿Cómo puedo saber cómo afectan las humedades a mi casa?

Hay algunos síntomas evidentes de que tu hogar, o futura inversión, tienen un problema de humedades.

Manchas en paredes, techos, sótanos o trasteros son una señal evidente de presencia de humedades. Defectos en la pintura, pequeños charcos o fallos de funcionamiento de electrodomésticos también son síntomas inequívocos de problemas de humedades.

Manchas de salitre, mal olor o habitaciones frías, también pueden señalar que las humedades están presentes. Al igual que ese vaho permanente en ventanas o el espejo del baño.

Todos estos síntomas señalan un problema, pero debemos recordar que surgen de un origen concreto.

Utilizar métodos como pinturas anti humedad, deshumidificadores o aislamientos no eficientes pueden hacernos creer que hemos solucionado el problema. Engañarse a uno mismo es peligroso, pero engañar a un tercero a tu bolsillo puede suponer un grave problema.

Las humedades estructurales pueden hacer que un inmueble sea declarado inhabitable.

Detectar un problema de humedades al comprar una casa puede suponer una rebaja en el precio, pero debemos preguntarnos si ese descuento será un problema en el futuro.

Una revisión visual y un pequeño conocimiento sobre el funcionamiento de las humedades nos pueden dar algunas pistas, pero siempre recomendamos que utilices los servicios de un perito profesional para evitar tener un susto desagradable en el futuro.

Antes de comprar una vivienda puedes solicitar un diagnóstico del inmueble, no solo para que tengas un informe sobre los problemas de humedades que afectan a tu futura inversión. Además te ofreceremos las posibles soluciones y los riesgos a los que te puedes enfrentar en un futuro.

Comprar un casa, ya sea primera o segunda vivienda, siempre es una decisión muy importante. No lo dejes al azar y consulta con profesionales que llevan más de 65 años solucionando problemas de humedades.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    La humedad excesiva en el interior de nuestras casas mejora las condiciones de reproducción y permanencia de insectos, bacterias, ácaros y todo tipo de microorganismos que pueden resultar perjudiciales para nuestra salud (…).

    Murprotec Cataluña

    En el este peninsular, se encuentra una región que destaca especialmente por su humedad media, con marcadores entre el 70% y 75%, llegando en algunas zonas al 80%. Cataluña y especialmente provincias como Barcelona y Gerona tienen unos índices de humedad realmente elevados, que hacen necesario el uso de mecanismos de regulación de la misma. […]

    La humedad por capilaridad es aquella que penetra en los cimientos desde la tierra y va subiendo por los poros que encuentra en los materiales de construcción, afectando a las paredes del edificio. Este tipo de humedad puede alcanzar una altura media de 1,5 metros o más en función de los revestimientos del muro, provocando, entre otros problemas, el deterioro de las fachadas. Los zócalos pueden estropearse a causa de las humedades que suben desde el terreno, así como también pueden aparecer restos de salitre en la superficie de la fachada.

     ¿Hablamos?