Llamada gratuita - de 08:00 a 22:00

El verano ya llegó: ¿Se marcha la humedad por fin?

Otro año más, el verano está aquí. Atrás quedaron los fríos días de invierno y las fuertes lluvias primaverales, que en muchos casos, han podido empeorar de una manera notable los problemas de humedad en nuestros hogares.

Y otra vez más, tendemos a relajamos. Porque pensamos que en verano, todos nuestros dolores de cabeza y problemas derivados de la presencia de humedad en cocinas, baños, sótanos…. desaparecen completamente. El verano llegó, y con él, la humedad se marchó… ¿o no?.

enchufe_humedades

Si alguna persona nos preguntara, en qué momento del año creemos que puede haber más humedad, si en invierno o en verano, la contestación que daríamos casi todos sería en invierno, ¿no es cierto?. Es lo normal, ya que según nuestra experiencia, nuestra ropa se seca peor, ciertos grupos de población tienden a empeorar sus dolores articulares o de huesos, llueve más, hace frío, o existe mucha niebla.

Esta concepción en principio válida puede llegar a convertirse en un error, ya que aunque las manifestaciones de humedad son mucho más evidentes en invierno, es rotundamente falso que en verano desaparezcan completamente, de hecho en muchas ocasiones, puede ocurrir totalmente lo contrario a lo que pensamos.

La combinación de altas temperaturas junto con el elevado porcentaje de humedad en el ambiente, pueden provocar más de un problema por las conocidas como “humedades por condensación”

En verano, ventilamos más nuestras casas, de tal modo que el aire caliente que hay dentro, tiende a absorber una mayor cantidad de humedad. Además, este aire caliente, busca y se mezcla con el aire frío presente en lugares donde hay una mayor cantidad de humedad, como sótanos o garajes, lo que se traduce en un enfriamiento del mismo y en la aparición de nuestros conocidos enemigos: Hongos y mohos.

Y vuelta a empezar: Olor desagradable, ambiente frío y aire insalubre poblado de una cantidad variada de hongos, ácaros y bacterias que probablemente, pueden derivar en enfermedades respiratorias como asma o alergia.

Entonces, ¿No nos deja respirar (nunca mejor dicho), la humedad ni en verano?.

Pues en este caso, no. Pero hay una buena noticia, en verano es una de las mejores épocas para llevar a cabo todos los tratamientos necesarios con el fin de erradicar de una manera definitiva y total nuestros problemas derivados de la humedad.

Y además, y siempre mirándolo con perspectiva a largo plazo, el ahorro puede ser considerable.

Las inversiones que realizaremos en verano para eliminar nuestros problemas de humedad, volverán en modo de ahorros en las facturas de calefacción en invierno. Es fácil, cuanto más húmedo es el aire dentro de nuestros hogares, más potencia es necesaria para alentar nuestra casa.

Porque en Murprotec, conocemos muy bien la delgada línea que separa el gasto de la inversión, queremos que dejes de gastar continuamente en pequeños parches que no solucionan los problemas reales e inviertas en una solución efectiva que mejore tu salud, tu vivienda y tus ahorros.

Pide un diagnóstico gratuito

Uno de nuestros técnicos se desplazará hasta tu domicilio, edificio o local comercial y realizará un diagnóstico completo, gratuito y sin compromiso.

    Pide un diagnóstico

    Relacionados

    Humedades y moho

    No hay sensación menos agradable que llegar a casa y detectar en el ambiente ese olor a tubería y humedad. La gran mayoría de veces localizamos el problema, en forma de feas y oscuras manchas de moho en la pintura de techos o paredes. Pero, en otras ocasiones, debemos desempolvar nuestra lupa y nuestras dotes […]

    Hay  remedios naturales y tradicionales que son beneficiosos y que ayudan a mantener una casa saludable, pero en ninguno de los casos pueden considerarse soluciones definitivas. Confiar en los remedios de la abuela no siempre es lo mejor y, de hecho, un mal remedio casero puede provocar un agravamiento importante del problema. A pesar de la gran cantidad de información […]

    Antes de comprar un deshumidificador, comprueba que tu hogar no sufre de humedades estructurales. El otoño, y el inminente invierno, ponen sobre la mesa problemas y preocupaciones particulares. La diferencia de temperatura, las precipitaciones y la inestabilidad del tiempo suponen un nuevo reto y una constante preocupación. En esta situación se recurre a métodos para […]

     ¿Hablamos?