Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Llega el verano pero las humedades no se marchan

Inicio / Blog / Llega el verano pero las humedades no se marchan
Publicado por
en Blog

Eliminar las humedades en verano-Murprotec

La situación originada por la COVID-19 nos enfrenta al verano más atípico de los últimos años. En poco más de tres semanas estaremos ante una de las entradas de verano más complejas que se han vivido en este siglo. La llegada de las altas temperaturas y las vacaciones dejan su protagonismo habitual a una situación en la que la incertidumbre es la nota principal.

Según diversos barómetros y estudios de organismos de turismo la opción vacacional más elegida será la nacional. Las playas nacionales, el turismo ecológico y el turismo rural se antojan como las opciones más deseadas.

Un escenario que sitúa a las segundas viviendas como una opción perfecta para disfrutar de las vacaciones, invertir en los mercados nacionales y ajustar el presupuesto.

En verano tendemos a descuidar más nuestra preocupación por enfermedades e infecciones. El calor y el sol nos dan una sensación de seguridad. Una seguridad que no evita que factores agravantes de infecciones y enfermedades sigan siendo posibles.

Uno de esos factores diferenciales son las humedades. En verano, debido a las altas temperaturas, el uso de aparatos de acondicionamiento y el menor cuidado que prestamos a nuestras actividades diarias, se propician las condiciones óptimas para la aparición de humedades y síntomas derivados.

Las zonas vacacionales montañosas son un perfecto ejemplo. Altas temperaturas durante el día y descenso considerable por la noche. Estas condiciones favorecen la condensación y la aparición de humedades si no tomamos las medidas oportunas.

La gran mayoría de incidencias que tratamos en otoño, con la llegada de las lluvias, tienen su origen en los meses de verano.

Un peligro, el de las humedades, del que no están exentas la zonas costeras. La costa, y sus temperaturas más suaves, parecen el entorno ideal para alejarse de las temidas humedades. Factores como el viento o el salitre, sin embargo, dotan a las humedades de dos poderosos aliados cerca del mar.

¿Cómo prevengo las humedades en verano?

Aunque los estudios afirman que este año las vacaciones serán más austeras y nacionales, las segundas residencias y las pequeñas escapadas seguirán siendo una opción muy válida. Marcharse del hogar durante una o dos semanas, o llegar a la segunda vivienda para pasar ese mismo tiempo, puede convertirse en una buena oportunidad para revisar la protección contra las humedades.

Antes de marcharse de vacaciones

  • Revisar que no dejamos comida a punto de caducar en el frigorífico.
  • No olvidarse de la basura.
  • Revisar altos de armarios, despensas y habitaciones vacías.
  • Un vistazo de control en garajes y trasteros.
  • Dejar persianas bajadas y, si es posible algún punto de ventilación.

En segundas viviendas

  • Comprobar el estado de los suministros y las tuberías de fontanería.
  • Localizar malos olores y habitaciones frías.
  • Revisar posible humedad en textiles del hogar.
  • Revisar garajes, sótanos y trasteros.

Con estos pequeños consejos se busca tener un sistema de prevención. Pero, ¡ojo!, la prevención es útil, pero la única forma de atajar las humedades es atacando a su origen.

Llegan las vacaciones, el sol, el calor. Incluso en estas vacaciones “diferentes” los enemigos habituales seguirán presentes. Un diagnóstico y solución profesionales pueden librarnos de imprevistos desagradables en forma de enfermedades e infecciones.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas