Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00 VISITA EN 48 HORAS MÁXIMO

¿La humedad se va en verano?

Inicio / Blog / ¿La humedad se va en verano?
Publicado por
en Blog

El verano ya ha tocado a nuestra puerta y las altas temperaturas que los próximo días harán subir, aún más, los grados de los termómetros de todo el territorio español harán que los aires acondicionados o ventiladores no den a basto. Lo mejor de esta época es que las humedades se acabaron en casa… ¿o no? Se tiende a pensar que los conflictos por excesos de vapor de agua en el aire solo son graves en invierno, cuando hay lluvias, frío y cuando notamos malestar general. También se cree que, con el frío, las casas antiguas sin buena ventilación y con ventanas cerradas sufren más esta lacra. Pero lo cierto es que las humedades en verano son igual de dañinas que en invierno, pese a lo que muchas personas puedan pensar.

humedad por condensación. Murprotec contra la humedad

Hay una idea generalizada de que la humedad afecta menos en verano al notamos más los efectos en el invierno. Por ejemplo, en los meses de frio es más común contraer resfriados por el vapor del aire y sufrir problemas respiratorios. Pero también porque estos meses la ropa no se seca con facilidad en interiores y pensamos, erróneamente, que eso provoca humedad.
El hecho de que en verano no tengamos días grises y a veces lluviosos no significa que no nos veamos más afectados por la humedad. Porque este problema, que deteriora los hogares y también agrava y provoca enfermedades respiratorias y en la piel de las personas y mascotas, tiene que ver con otras causas que no diferencian entre frío y calor. Si bien es cierto que el invierno propicia sus efectos por las bajas temperaturas, lo realmente destacable para que aparezcan las humedades es la forma en que estén construidos los edificios y el clima donde se encuentren.

Y en verano

Aunque las humedades puedan ser más visibles en invierno, la llegada del verano puede ser fatal para un hogar afectado por este prejuicio. Ya que al encontrarse las altas temperaturas con un elevado porcentaje de humedad, puede producirse un fenómeno más dañino, el de las humedades por condensación.
En un hogar afectado por las humedades en verano es posible que notemos cómo en el baño, tras una ducha, nos invada una fuerte sensación de calor. Y que las ventanas se queden muy empañadas. Si durante los meses de más calor vemos que el vaho se instala de forma permanente en espejos y ventanas o que se generan manchas negras y mal olor, hemos de tener en cuenta que seguramente exista un problema de humedad.

Pese a lo que se diga sobre el invierno, las humedades en verano son tan malas como en las épocas frías. Más aún si la colisión de las altas temperaturas con el vapor en el aire se convierte en humedad por condensación. Por eso, es muy necesario conocer si hay un exceso de vapor en el ambiente y poner medidas contra ello.

[Total:0    Promedio:0/5]
Entradas relacionadas