Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

El otoño dispara los problemas de humedades en las viviendas

Inicio / Notas de prensa / El otoño dispara los problemas de humedades en las viviendas
Publicado por
en Notas de prensa

Vivir en un ambiente húmedo aumenta la posibilidad de contraer enfermedades respiratorias y pulmonares, a la vez que agrava las reumáticas

  • La llegada de la época de lluvias hace que la humedad se incremente en las viviendas.
  • Estos problemas provocan destrucción de revestimientos y materiales de construcción, malos olores, agua condensada e incluso la aparición de hongos y moho

Madrid, 12 de noviembre de 2015. La humedad por condensación es uno de los problemas más frecuentes que podemos encontrar en el hogar en los meses de otoño e invierno. Pero no es el único: con el descenso de las temperaturas y la llegada de las lluvias, los primeros síntomas de las humedades estructurales afloran y aquellos que empezaron a salir en primavera-verano se agravan. Murprotec ha analizado los principales riesgos asociados con las humedades y el otoño que, en algunos casos extremos, lleva a la pérdida del poder de carga de los muros de hasta un 50% pudiendo provocar un colapso estructural de parte de la estructura o del propio edificio

Hongos, Mohos y problemas respiratorios

La humedad por condensación es una patología que se genera en el interior de los hogares debido a la generación de vapor de agua, son varios factores lo que hacen que esta patología de síntomas, como el volumen de la vivienda, la  orientación de la misma, el tiempo atmosférico y por la habitabilidad, sobre todo, al realizar tareas domésticas a diario como cocinar, ducharnos, planchar, etc., que hacen que se produzca un excesivo nivel de vapor en el ambiente y se genere la condensación del agua.

Hongos y mohos en esquinas y paredes; cristales empañados en ventanas y espejos; mobiliario y otros objetos deteriorados e, incluso, riesgo en las instalaciones eléctricas. Estos son los efectos más visibles de las humedades producidas por la condensación, un fenómeno natural que se produce en el interior de una vivienda cuando el aire está saturado de humedad por el exceso de agua que se deposita en los lugares más fríos de la estancia cuando el vapor de agua supera el 45% en el ambiente del interior de un edificio. La excesiva acumulación de agua en el aire puede, además, provocar consecuencias graves en la salud de las personas que padecen asma, problemas musculares o de huesos, así como enfermedades de tipo reumático, respiratorias como la sinusitis y de la piel como las dermatitis.

Hoy en día existen distintos productos milagro en el mercado que prometen solucionar las humedades por condensación; pero se ha demostrado científicamente que la única forma de acabar con sus efectos de forma definitiva es a través de la extracción del exceso de humedad del ambiente de manera calibrada y regulada. Tras más de 60 años de experiencia en el mercado, Murprotec ha desarrollado una estrategia de negocio avalada por un laboratorio de I+D, volcado en desarrollar la tecnología más innovadora en tratamiento de humedades. En este sentido, las Centrales de Tratamiento de Aire (CTA) de la compañía han demostrado su eficacia optimizando las condiciones del ambiente interior, renovando el aire de los espacios donde se instala y, fundamentalmente, mejorando la calidad e higiene del aire.

Cuando las lluvias provocan que el agua se filtre por los muros

Las fuertes lluvias que tienen lugar durante los meses de otoño provocan en muchos casos humedades por capilaridad. El terreno tiene que absorber mucha humedad y los muros de los edificios –que poseen una gran capacidad de absorción del agua subterránea– filtran el agua como si fuera una esponja. Y es en esa fase,  cuando los materiales en contacto con el agua subterránea y con la tierra húmeda dejan subir la humedad por sus paredes y capilares, provocando humedades que pueden llegar a tres metros de altura dependiendo del grosor del muro, el material del que está construido y de la cantidad de humedad del subsuelo. 

Este tipo de humedades suben por poros y capilares evaporándose finalmente a la atmósfera y degradando las paredes. Los problemas de humedades por capilaridad, normalmente, están relacionados con la poca estanqueidad de los pilares y paredes maestras de los edificios. El agua filtrada entre los materiales puede provocar grietas o fisuras, que aceleran el problema de degradación de los muros.

La realidad es que un muro de carga con humedad pierde aproximadamente el 50% de su poder de carga debido a que se debilita la fuerza de cohesión de los elementos y materiales que constituyen dicho muro. Además, el contacto de esta superficie mojada con el aire hace que se produzca la oxidación del muro pudiendo llegar a ser un problema muy serio. Estos casos extremos, en los que la estructura dañada por las humedades no soporta la totalidad del peso de la carga, pueden desembocar en un colapso estructural; es decir, un asentamiento irregular de la estructura o del propio edificio.

En definitiva, ante los primeros síntomas de humedades, es esencial buscar el asesoramiento de un especialista que ofrezca un diagnóstico y plan de actuación adecuado. Si no se tratan debidamente, las humedades van a más y pueden convertirse en un problema muy serio que ocasione daños en la construcción y, por tanto, deterioro en la seguridad de la vivienda. Además, retrasar una solución adecuada puede provocar problemas para la salud de los habitantes que en algunas ocasiones pueden ser muy graves.

Entradas relacionadas