Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Humedad relativa ideal: qué es y cómo se calcula

Inicio / Hogar / Humedad relativa ideal: qué es y cómo se calcula
Publicado por
en Hogar

La humedad relativa del aire supone la diferencia entre un ambiente habitable o no, así que es algo que debemos tener muy en cuenta en nuestra vivienda. Cuando la humedad relativa es demasiado alta o demasiado baja, empiezan los problemas de salud y además, cuando es excesiva, podemos encontrarnos con contratiempos de humedades en nuestra casa. La humedad relativa ideal varía de una persona a otra, pero en general es aquella que se mantiene en un punto medio, permitiéndonos vivir sin problemas.

La humedad relativa nos ayuda a entender fenómenos como el de la condensación. Cuando la humedad relativa del aire alcanza el 100% es cuando empezamos a ver cómo el agua se agolpa en superficies de vidrio. Esto es lo que ocurre cuando nos damos una ducha muy caliente y el espejo de nuestro baño acaba totalmente empapado, aunque no es solo el baño donde podremos ver este fenómeno. La humedad relativa del aire de una casa varía de una habitación a otra y también depende en gran medida de las las actividades que estemos realizando en ellas. Hemos mencionado ya que los baños calientes que condensan el agua en los baños, pero también vamos a poder ver cambios en la cocina cuando estemos preparando la comida, por ejemplo, o en el cuarto de la lavadora y en el lugar donde tendamos la ropa recién lavada o mojada. Así, hay habitación más propensas a presentar humedades relativas altas, lo que podría llevar a acabar teniendo problemas de humedades por condensación si no tenemos cuidado.

Humedad del aire y condensación

Cuando se habla de humedad relativa, nos referimos a la relación que hay entre la cantidad de humedad que contiene una masa de aire y la que contendría de estar totalmente saturada. Es decir, que cuanto más cerca del 100% esté este valor, más húmedo estará el aire, hasta el punto de llegar a la condensación cuando marque ese 100%. En ese momento, llamado punto de rocío, aparecerá la condensación. El instrumento que se emplea para medir la humedad del aire, y también la de otros gases, es el higrómetro o higrógrafo, y existen de varios tipos.

Es importante tener en cuenta la humedad relativa, porque cuando no se encuentra en un porcentaje ideal (depende de cada persona, pero más o menos debería entre el 30 y el 50 por ciento) puede influir negativamente en la salud del ser humano. Por un lado, cuando está a niveles muy bajos, es cuando empezamos a sentir sequedad en las mucosas, en la nariz, la boca y la garganta, lo que supone empezar a tener problemas de respiración e incluso de sangrado por la nariz. Sin embargo, cuando la humedad relativa es demasiado alta, los problemas que podemos sufrir tienen que ver con la aparición de hongos, alergias y enfermedades derivadas de la aparición de humedades por condensación. Llegados a este punto, es importante consultar con expertos en humedades para determinar dónde está la raíz del problema. De este modo, atajaremos cualquier inconveniente en lugar de poner parches que no terminen de solucionarnos nada.

 

Entradas relacionadas