Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Vuelta a la rutina con soluciones a la humedad

Inicio / Blog / Vuelta a la rutina con soluciones a la humedad
Publicado por
en Blog, Hogar, Humedades

El verano va tocando su fin. La vuelta a casa tras los días de vacaciones y descanso está a la vuelta de la esquina y la rutina acecha. Se acerca el momento de afrontar el día a día y recuperar el ritmo de la vuelta al cole. Tras deshacer las maletas, ordenar armarios y hacer la compra para llenar la despensa; es hora de pensar en el trabajo y en todo lo que conlleva la incorporación a la vida cotidiana, fuera y dentro de la oficina. Además de afrontar los días más cortos, fríos y la llegada de la lluvia, toca respirar hondo y buscar soluciones a los problemas que hayan surgido en el hogar durante las vacaciones o que han sido obviados hasta ahora y ya no pueden alargarse más. Entrar al sótano y soltar las maletas y percibir un mal olor a humedad puede ser una de las consecuencias que nos recuerde que dejamos algún que otro tiempo pendiente antes de irnos.

rutina-humedad

Durante todo el año hay que estar alerta a los posibles síntomas que puedan aparecer en los edificios a causa del exceso de humedad. Es un tema atemporal. Pero claro, si hasta en verano, cuando no llueve y parece que la humedad es menor, este tipo de problemas siguen haciendo mella en la casa; en invierno, cuando la tierra se moja constantemente, hay que doblar los esfuerzos.

Uno de los problemas de humedad estructural que puede agravarse en las épocas del año más húmedas son los de infiltración. En estos casos, el origen del problema está en el terreno que rodea a la vivienda. Los cimientos de las construcciones están rodeados por toneladas de tierra que ejercen una enorme presión sobre ellos. Esta tierra contiene agua, que puede entrar en la estructura de las casas por filtración lateral y sin avisar. La presión es tal que empuja la humedad hasta el interior de los muros, dando lugar a consecuencias como la caída de la pintura, la aparición de moho o el daño en su resistencia estructural.

La humedad por infiltración suele darse en las plantas subterráneas, como sótanos o garajes. Por ello, si la vivienda carece de unacorrecta impermeabilización de los muros, el agua contenida en el terreno puede acabar alcanzándolos y haciéndose visible en consecuencias como las descritas; a las que hay que sumar el derroche de energía que puede suponer convivir con un problema así. Y es que las corrientes de agua fría que pueden generarse provocaría un aumento del gasto en calefacción de hasta un 15% más.

Prevenir es mucho mejor que curar. Aunque si no hay remedio y la cura es obligatoria al llegar tarde, ésta ha de ser a mano de profesionales especializados y con experiencia. No es lo mismo llevar a cabo la impermeabilización de la vivienda con tratamientos que requieren obras, movimiento de tierras y maquinaria pesada, sin garantía de eficacia definitiva; que hacerlo de una forma certera, limpia y con garantía de hasta 30 años. No es lo mismo reparar la humedad por infiltración con la ayuda de alguien dedicado a la construcción que hacerlo con Murprotec, una compañía con más de 60 años de experiencia especializada y experta en tratamientos antihumedad.

Entradas relacionadas