Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

¿Ventiladores y respiraderos para tratar humedades?

Inicio / Blog / ¿Ventiladores y respiraderos para tratar humedades?
Publicado por
en Blog, Economía

Ventiladores y respiraderos se han usado tradicionalmente como métodos para intentar combatir las humedades, pero nunca han logrado acabar con ellas de raíz. Sí, son métodos que requieren una instalación mucho menor que otras intervenciones pero… ¿solucionan los problemas que tenemos con las humedades? No, nunca lo han hecho y nunca lo harán. Sigue leyendo para descubrir por qué.

ventiladores respiraderos humedades

 

Para empezar, solo es aplicable cuando nuestro problema de humedades por condensación. En caso de que nos estemos enfrentando a capilaridades o inflitraciones, su uso será totalmente irrelevante. ¿Cómo podemos averiguar a qué tipo de humedades están atacando nuestra casa? Consultando con profesionales que identifiquen y diagnostiquen con rapidez y garantías.

Los sistemas de este tipo se basan en la ventilación de las estancias como método para regular la cantidad de humedad que hay en el aire. Gracias a ellos se puede renovar el aire de nuestra casa, de forma que se evacue una parte de la humedad hacia el exterior, para evitar así no se quede en las habitaciones. La teoría funciona pero solo en parte, pues ninguno de estos métodos ha probado ser lo suficientemente potente como para ser capaz de evacuar toda la humedad que podemos albergar en casa.

Mientras que los ventiladores y respiraderos sí son capaces de quitar buena parte de la humedad del aire, lo que jamás va a conseguir solucionar es toda la humedad que queda remanente en los muebles. Los colchones, las alfombras, las cortinas, las toallas, la ropa, los muebles… nada de eso va a librarse de la humedad que quede en ellos mediante ventiladores o respiraderos. ¿Cuál es el problema de esto? Que por su culpa se van a seguir produciendo condensaciones permanentes y tendremos que cambiar el mobiliario de nuestro hogar que quede afectado sin remedio.

Hay ciertos lugares donde suele ser más difícil atacar las humedades porque siempre tienen un nivel superior al resto de la casa. Por ejemplo, el baño, la cocina o la habitación de la lavadora y donde tendemos la ropa son lugares que suelen estar húmedos. Este hecho va a exponernos a problemas de moho, hongos y humedades por condensación. Es ahí donde suelen recomendarse estos tratamientos, ya que aumentar la ventilación de estos espacios por medio de un ventilador o respiradero y limpiar con mayor frecuencia puede conseguir que el moho que se acumula en estas estancias se rebaje. El problema es que siempre va a ser un parche para un problema de dimensiones mucho mayores a las que puede hacer frente.

No es este el único inconveniente que presentan estos métodos para acabar con las humedades. Los respiraderos y ventiladores son además el lugar perfecto por el que la calefacción se va a escapar de casa. El pobre servicio que nos van a proporcionar no compensa el gasto de su instalación y tampoco la pérdida de calor que nos van a provocar. Todas estas razones nos hacen rechazar el uso de ventiladores y respiraderos para tratar humedades. No son un método efectivo y es mejor evitarlo.

Entradas relacionadas