Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Solución al moho de los azulejos

Inicio / Blog / Solución al moho de los azulejos
Publicado por
en Blog, Hogar, Humedades

La humedad con origen en la condensación del agua que a menudo tiene lugar en los cuartos de baño y las cocinas puede afear en ocasiones el azulejado debido a la aparición y proliferación de moho, que suponen manchas negras en superficies que deberían ser blancas o permanecer brillantes. Parece ser, por tanto, que los azulejos no son la solución contra la humedad, porque hasta en las paredes cubiertas por ellos se dejan notar las consecuencias de un exceso de agua en el aire; o, lo que es lo mismo, de altos niveles de humedad ambiental en las habitaciones del hogar.

image001

No es fácil eliminar las manchas negras de las juntas de los azulejos, menos aún el moho que se impregna en las losas. El primer paso para enfrentarse a este antiestético efecto de la humedad por condensación es frotar. Aunque no sea una tarea liviana, un cepillo empapado en algún producto de limpieza suele ser el remedio casero más frecuente ante las manchas negras de moho. Existe una gran variedad de limpiadores específicos para este menester. Aunque, es muy probable que tras la jornada de limpieza a fondo todavía queden restos negros tanto en los azulejos como en la lechada; es decir, el cemento que hay entre los azulejos. La lejía suele ser el siguiente paso; no obstante, ¡cuidado con la lejía!, ya que puede decolorar o corroer ciertos azulejos. Algo similar puede ocurrir con las manos; así que guantes para trabajar con sustancias más o menos corrosivas.

En el peor de los casos, y puede que en la mayoría, las manchas de moho no desaparecen por completo o vuelven a aparecer al poco tiempo. En ese caso, otro de los métodos recurrentes es usar toallitas de papel impregnadas en lejía, pegarlas sobre la lechada y dejarla actuar un tiempo. En principio, esto debería evitar el moho procedente del exceso de humedad en las habitaciones. Sin embargo, en el mejor de los casos, esta solución será pasajera y las manchas negras no tardarán en aparecer. Y es que con este tipo de soluciones sólo se limpia la cara al problema, dejando que éste persista y continúe afectando no sólo a la estética de la vivienda por la proliferación del moho, sino a la estructura de ésta.

Para evitar que los problemas de humedad persistan, y con él todos sus efectos, tanto los visibles como los que no lo son, en lugar de limpiar, frotar y gastar en productos especializados; la mejor solución, y la definitiva, es buscar a especialistas que diagnostiquen el problema, encuentren el origen de todas las consecuencias y apliquen el tratamiento más adecuado en cada caso.

Entradas relacionadas