Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

Recuerdos de una humedad mal tratada

Inicio / Blog / Recuerdos de una humedad mal tratada
Publicado por
en Blog, Economía, Hogar, Humedades

Hemos podido observar en repetidas ocasiones, que poner un pequeño parche al problema de las humedades en el hogar no es una solución definitiva, ya que tarde o temprano volverán a aparecer.

Por mucho que pintemos, alicatemos o apliquemos diferentes productos con propiedades antihumedad, al final la humedad, eterna enemiga de nuestras casas, volverá a asomarse tras nuestras camas, por los techos, en la cocina o en el baño. Los muros se irán resquebrajando, la pintura poco a poco irá perdiendo su color natural y nuestro hogar se irá transformando en un lugar lúgubre, tenebroso y oscuro, dando la sensación de que lo tenemos abandonado.

Hacer un diagnóstico eficaz y un control adecuado de la humedad por nuestra cuenta es muy complicado, porque aparece poco a poco, casi sin avisar, pero tampoco molesta demasiado. Primero es una pequeña mancha imperceptible, para luego, crecer y transformarse en un elemento antiestético y dañino que puede poner en riesgo tanto la infraestructura de nuestro hogar, como nuestra salud.

Recuerdo de una humedad
Muchas veces pretendemos solucionarlo nosotros mismos, incurriendo en pequeños gastos, que uno a uno, llegan a convertirse en una inversión considerable que no soluciona el problema. Pero lo peor de no solucionar totalmente las humedades son los recuerdos que nos dejan, para que nunca volvamos a olvidar, que siempre hay que arreglar los problemas de raíz, y nunca dejar cabos sueltos.

El primer recuerdo que viene a nuestra memoria al pensar en la humedad, es la estética y como afecta al entorno. Paredes descorchadas o marcas de salitre, son viejas enemigas con las que tendremos que lidiar si no planteamos una solución eficaz. Pero como ya hemos podido ver, no terminan aquí las consecuencias.

Por un lado, tenemos a la salud de los habitantes de los hogares, en riesgo constante por la aparición de diversos tipos de hongos y microorganismos que son tremendamente perjudiciales para la salud, tanto para personas que ya padecen alergias, como para los bebes y ancianos. Y por supuesto, nunca hay que olvidar a nuestra queridas mascotas, a las que tampoco gusta un hogar con exceso de humedad.

Por otro lado, estancias como la cocina o el baño, son potencialmente sensibles a la aparición de hongos y otras consecuencias, debido a la gran condensación de agua. Muebles, cortinas y diversos elementos están expuestos a un ataque directo.

Además, y a la larga, las vigas sufren un deterioro considerable, se destruyen paneles de yeso, las puertas y suelos pueden llegar a deformarse y elementos metálicos se oxidan y quedan inservibles. Aquí nos podemos encontrar con problemas realmente serios, donde podremos llegar a un punto de no retorno, donde si hemos dejado avanzar lo suficiente a la humedad, tengamos que abandonar nuestra vivienda por riesgo de derrumbe.

Por eso, es muy importante un diagnostico eficaz que erradique el problema de raíz y que no deje puertas abiertas a la humedad. Porque los recuerdos de una humedad mal tratada, pueden evitarse y dar paso a recuerdos de buenos momentos con familia y amigos en nuestro hogar.

Entradas relacionadas