Número 1 en Europa y en España 60 años de experiencia
900 10 37 39 LLAMADA GRATUITA - DE 8:00 A 22:00

5 razones para no usar Electroósmosis contra humedades

Inicio / Blog / 5 razones para no usar Electroósmosis contra humedades
Publicado por
en Blog, Economía

La electroósmosis es un método para combatir humedades que consiste en el cambio en la polaridad del elemento constructivo que está siendo afectado por humedades. Es un fenómeno por el que se produce movimiento en las moléculas de agua inducido por un campo eléctrico en un medio poroso, como un muro o pared. Para llevarla a cabo, se aplica un campo eléctrico sobre el muro en el que encontramos el problema. La teoría es que, por igualdad de carga eléctrica, los elementos se repelen, así que el agua del interior del elemento afectado sería expulsada al tener la misma polaridad que el muro.

Pero, ¿funciona de verdad la electroósmosis? A la hora de combatir las humedades de nuestro hogar, son muchos los métodos que, en realidad, no solucionan el problema y pueden crearnos más quebraderos de cabeza en el futuro. Desde el blog de Murprotec, os damos 5 razones por las que es mejor atacar los problemas de humedades de otro modo y no confiar en la electroósmosis para ello.

electroosmosis humedades

 

  1. Se basa en una teoría que no es cierta. Los empujes de agua tienen una fuerza mucho mayor que la que se tienen que la que se tiene a nivel intermolecular por esta polaridad. Es decir, que aplicar la electroósmosis a un muro afectado por humedades no resultará efectivo en ningún caso.
  2. Es un tratamiento obsoleto. Aunque de cierta popularidad en el pasado, ya no se realiza habitualmente. Esto se debe a que la innovación en el tratamiento de humedades ha dejado esta forma de afrontarlas totalmente desfasado. En la actualidad, hay métodos que realmente funcionan.
  3. Solo se recomienda para los problemas de humedades por capilaridad. Su rango de acción es limitado y, aplicada a un problema de humedades por infiltración o por condensación, la electroósmosis no nos estaría ayudando en nada.
  4. Ninguna de sus variedades es efectiva. Existen dos tipos diferentes de aplicar este tratamiento. Son la electroósmosis activa y la electroósmosis pasiva. Ninguna de estas dos tecnologías diferentes para la aplicación de la electroósmosis es efectiva. Para la pasiva, la más utilizada, se instala un electrodo continuo en las paredes, a la altura de la barrera de estanqueidad, y se conecta el sistema al suelo por medio de unas varillas. La activa, menos utilizada, consiste en aplicar un potencial entre la barrera de estanqueidad y el suelo. En caso de que el sistema estuviera sin conexión durante un pequeño tiempo hace el efecto rebote en las humedades con mayor virulencia.
  5. Es tirar el dinero. Enfrentarnos a un problema de humedades en casa y no tener las garantías de que va a solucionarse totalmente al final repercute negativamente en nuestro bolsillo. Añadir el consumo eléctrico que conlleva el sistema produce un gasto fijo en el consumo del hogar que generan un handicap a tener claramente en cuenta.

Como las cámaras bufas, la pintura antimoho o las bolas antihumedad, la electroósmosis es un método para combatir las humedades que, en realidad, no merece tal nombre. La única forma de asegurarnos de que nos vamos a librar de ellas definitivamente es confiar en la profesionalidad de unos expertos que sean capaces de identificar el problema de humedades que tenemos para que nos asesoren. De ello depende que nos libremos de las humedades de una vez por todas, con garantías y sin gastar dinero innecesariamente. Utilizando sistemas orientados a la eliminación definitiva de todas las #humedades sea variada su tipología de origen.

Entradas relacionadas